Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escritura terapéutica para voluntarios

Un libro reúne los textos que cooperantes en un hospital de Chad utilizan para sanar su dolor

Quirófano del hospital de Saint Joseph de Bébédjia en Chad.
Quirófano del hospital de Saint Joseph de Bébédjia en Chad.

¿Qué pasa por la mente de un médico o un enfermero que viaja por primera vez a un país africano a cooperar y se topa con la realidad del día a día en un hospital? El libro Crónicas de Bébédjia apunta algunas respuestas. Se trata de una obra coral que recopila los textos escritos y compartidos en Facebook por los voluntarios que colaboran con el programa EnganCHADos de la Fundación El Compromiso con los que intentan superar el choque y el dolor que lo encontrado allí les supone.

El libro ofrece las experiencias y reflexiones de muchas personas que no han tenido la posibilidad de cooperar anteriormente y, de repente, se encuentran en un país tan difícil como Chad. “En un sitio inhóspito con enfermedades terribles que no han visto nunca”, explica Alfonso Antequera Pérez, cirujano general y fundador del programa. “Nosotros estimulamos mucho a los nuevos voluntarios para que nos manden todas las semanas una pequeña nota en la que expresen cómo viven la experiencia porque eso les ayuda a reflexionar sobre la realidad en la que se encuentran, que es muy dura, sobre todo al principio. Y no solo entonces, porque a mí todavía me cuesta cuando voy allí: se te mueren los niños delante de ti, por ejemplo, y recuperarte de eso no es fácil. El sentido de esos relatos, que son un poco terapéuticos, es reflexionar sobre esa realidad tan dura y ayudarte a superarla y ayudarte luego en el retorno.”

Decir: ‘lo siento, pero no puedo hacer nada por ti', es muy duro

No son solo las muertes de niños, que son tan difíciles de ver en un hospital español, lo que impacta a los voluntarios. Son muchas más cosas: “Ves a alguien con tétanos o con rabia y no puedes hacer nada y sabes que se va a morir”, continúa Antequera. “Pero, sobre todo, lo más duro es algo a lo que no estás acostumbrado en la medicina occidental, decirle a un paciente: ‘lo siento, pero no puedo hacer nada por ti'. Eso, aquí, lo decimos muy pocas veces, los oncólogos en el último extremo. Siempre hay algo que dar o probar y allí. Muchas veces, la consulta o el pase de planta es decirle a la gente que no puedes hacer nada y saber que eso, trasladado aquí, tendría una solución rápida y sencilla", añade el cirujano que considera que aunar esas ganas de ayudar con la frustración de no poder hacerlo produce muchos conflictos en los que vamos a ayudar. "Así que los relatos sirven, principalmente, para eso".

EnganCHADos es un programa pionero que ha hermanado el Hospital de Saint Joseph de Bébédjia en Chad y el Hospital Universitario de Fuenlabrada de Madrid (HUF). Surgió en 2014, cuando Antequera, que ya había trabajado en diversos países de América latina y Etiopía, llegó a Chad. Se había dado cuenta de que los voluntariados de corta estancia dejan un gran vacío. “Siempre dices que te gustaría seguir conectado, seguir haciendo cosas, y también sabes que en el hospital hay muchas personas con ganas de cooperar y que solo necesita un pequeño empujón”. Fue así como surgió la idea de hermanar a los dos hospitales. Esto permite que el personal del HUF pueda ir un mes al año a Bébédjia, sin tener que sacrificar ni sus vacaciones ni su sueldo para ello, y que sus compañeros le cubran durante la ausencia.

Portada del libro 'Cronicas de Bébédjia'.
Portada del libro 'Cronicas de Bébédjia'.

Esa así cómo este proyecto compagina, “por un lado el compromiso de un hospital, de la dirección y del personal que se involucran en cooperación. Por otro, la oportunidad de ofrecer a la gente que quiere ser voluntaria, pero que no está dispuesta a estar un año entero trabajando para una gran ONG en el terreno, una buena experiencia que tiene continuidad en el tiempo. Y, finalmente, el ayudar, con todo el conocimiento que tiene el hospital, a otro a desarrollarse”, puntualiza Antequera.

EnganCHADos tiene varios proyectos en marcha en el hospital de Bébédjia. Acaba de abrir un banco de sangre, por ejemplo. “El hematólogo de Fuenlabrada se ha implicado mucho, ha organizado hasta las campañas de donaciones, está en continuo contacto con el personal del laboratorio del hospital que le manda cada semana las estadísticas, le informa de cómo va el tema de la sensibilización…” explica su fundador. “Lo mismo sucede con pediatría, otra sección que hemos desarrollado. Los enfermeros tienen el WhatsApp de los pediatras de Fuenlabrada y les consultan los casos que tienen”. A través, de este medio de comunicación cualquier enfermero del hospital chadiano puede consultar casos con los médicos del HUF, otra de las grandes novedades de esta iniciativa.

Los enfermeros de Chad se comunican con los médicos de Fuenlabrada por WhatsApp

“Chad es un país en el que existe muy poca salud pública y esta solo llega a los grandes pueblos”, afirma Antequera. “En cuanto te vas al campo encuentras a un montón de niños sin vacunar, por ejemplo. Además, los hospitales han estado cerrados porque el personal no cobraba”. El de Saint Jospeh nunca ha cerrado. Pertenece a la diócesis de Doba y está gestionado por las religiosas combonianas. La hermana Elisabetta ha sido, por muchos años, la única cirujana del sur de Chad. Por eso, quizás, uno de los retos más duros que ha tenido el programa ha sido el de convencer a las monjas de la necesidad de contratar a médicos locales, pero, finalmente, lo ha conseguido y ahora son dos jóvenes doctores los que ayudan en el hospital.

Para dar continuidad al programa EnganCHADos envía un mínimo de tres misiones al año a Bébédjia. Pero, quizás, el aspecto del que se sienta más orgulloso sea el de la formación que da al personal del hospital, lo que garantiza que si en un día, lo más lejano posible, el HUF se retirara del proyecto, este seguiría adelante gracias a los nuevos conocimientos adquiridos por todos los que trabajan allí.

El sueño de Antequera es poder trasladar este programa a otros hospitales españoles para que se hermanen con hospitales africanos y, así, desarrollar una cooperación a largo plazo que implique a todo su personal.


Puedes seguir ÁFRICA NO ES UN PAÍS en Twitter y Facebook.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información