Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuando lo ecológico es 'farmidable'

Madrid, primera ciudad europea donde un supermercado une escuela con producto de proximidad y orgánico

Cuando lo ecológico es 'farmidable' Ampliar foto

Mandarinas con tonalidades verdes y piel apretada o manzanas verdes y rojas de diferentes tamaños, pero todas ellas dulces, jugosas y cargadas de olores; tomates que nunca se repiten en sus formas pero que podrías comerlos a bocados sin aliñar, por lo rico de su sabor, patatas desiguales y fáciles de pelar, que se abren cuando las cocinas ofreciéndonos un interior cremoso y lleno de texturas.

Eso es lo que nos vamos a encontrar cuando decidimos llevar a nuestra mesa los productos Farmidable, que previamente hemos recogido en el colegio, a la vez que recogemos a nuestros hijos, la nueva tendencia en consumo sostenible. Desde que que se creó Farmidable hace solo dos años, Madrid se ha convertido en la primera ciudad europea en la que madres y padres pueden recoger, gracias a este supermercado online, sus compras de alimentos de proximidad, de las granjas locales, en los colegios de la ciudad y de la comunidad.

Este nuevo y diferente supermercado online propone a los progenitores hacer la compra a través de su app o web, y recogerla en el colegio aprovechando que van a buscar a sus hijos. Esta fórmula innovadora que facilita la vida a padres y madres, acerca a los colegios productos frescos, recién cosechados, orgánicos y de cercanía, según cuentan Pablo Stürzer y Alberto Palacios, co-fundadores de este proyecto:“Queremos crear el mayor impacto social y medioambiental positivos, tanto en la comunidad como en los niños y niñas que se acercan con naturalidad a este tipo de productos, y que recuperan el sabor de productos de temporada que desconocían”.

Farmidable integra a personas de colectivos desfavorecidos para la preparación y distribución de las compras en los colegios

“Nos hemos acostumbrado a ver tomates, melones, naranjas o cualquier producto, disponibles durante todo el año, y mucha gente desconoce que esto supone un impacto medioambiental negativo enorme, producido por la intensificación de la producción y sobreexplotación de los campos, y por la enorme huella de carbono de productos que viajan de una parte a la otra del mundo”, describe Stürzer.

Existe la necesidad de concienciar sobre el consumo de temporada y de producto local, y es lo que se propone esta iniciativa. Farmidable nos acerca a los consumidores el conocimiento sobre cada producto, su origen, su productor… para que entendamos por qué un kiwi tiene el aspecto que tiene, la yema de un huevo es de color distinto a otro, o cómo los productos que nos llegan a casa vienen directos de la cosecha del día anterior.

“Estamos trabajando para recuperar el respeto por la alimentación, en un mundo de excesiva industrialización y comida procesada”, apunta Palacios. “Recuperar la costumbre de la compra semanal, de los productos de proximidad, frescos, que vamos a consumir, sin conservantes, sin aditivos ni químicos, recién cosechados y preparados para consumo. Y para que sea algo fácil en el ritmo de las ciudades del s. XXI, hemos combinado la tecnología y la logística, diseñando un escenario que acerca estos valores a los consumidores futuros, de una forma cómoda para los consumidores actuales.”

Cuando lo ecológico es 'farmidable'

Los promotores de esta iniciativa aseguran que los colegios que se unen a Farmidable (sin coste para ellos) están encantados de formar parte de esta nueva forma de hacer la compra, por el beneficio común que genera en su entorno y en la comunidad escolar, y la respuesta tan positiva de las familias que compran semanalmente.

Además, por si fuera poco lo anterior, Farmidable integra a personas de colectivos desfavorecidos para que lleven a cabo la preparación y distribución de las compras en los colegios, y destina parte de sus beneficios para reforzar su misión divulgativa con actividades escolares: “Trabajando junto con el Área de Empleo de Cruz Roja Madrid, ya se han incorporado 6 colaboradoras a Farmidable, y ya hemos desarrollado 2 huertos escolares, así como diversas excursiones a granjas, talleres, etc. con varios colegios.”

Lo sostenible no tiene por qué ser caro

Con el objetivo de ofrecer la máxima calidad a precios más que razonables, Farmidable permite a productores locales vender sus productos frescos, recién cosechados y de temporada en su plataforma on-line y que sean ellos mismos los que fijen el precio de sus productos.

Además de su impacto social positivo, este aspecto favorece el desarrollo económico local: eliminar los intermediarios entre el agricultor y el consumidor para que los alimentos sostenibles estén cada día más presentes en nuestra mesa, hace que el precio no sea una excusa para no comprarlos.

Esta plataforma ayuda a productores que llegan a los más altos estándares de desarrollo sostenible a vender sus productos más allá de su circuito corto, llegando a cada vez más consumidores locales y éticamente exigentes.

Cuando la concienciación empieza en casa

Otro elemento encomiable de esta iniciativa es que su plantilla la componen trabajadores todos ellos en riesgo de exclusión social y profesional, en su mayoría mujeres de más de 45 años y trabajadores con discapacidad. Como nos cuentan sus fundadores: “Intentamos dar a personas con más dificultades la oportunidad de incorporarse al mercado laboral. Sin ellos el proyecto no tendría ningún sentido”

Todos estos valores le han valido merecer el reconocimiento de empresa certificada BCorp, una certificación internacional del impacto positivo medioambiental y social de este proyecto. Porque es su ADN. Incluso la compañía de electricidad contratada es una empresa B Corp.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información