Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno desatasca la concesión de 360 millones de euros para ciencia

Miles de grupos de investigación llevan meses esperando las subvenciones del plan estatal de I+D+i

Pedro Duque (en el centro), ministro de Ciencia en funciones, durante una visita al Laboratorio Subterráneo de Canfranc (Huesca) el 25 de febrero.
Pedro Duque (en el centro), ministro de Ciencia en funciones, durante una visita al Laboratorio Subterráneo de Canfranc (Huesca) el 25 de febrero.

El Gobierno ha desatascado hoy la entrega de las principales ayudas para la investigación científica estatal dotadas con 359 millones de euros para financiar casi 3.000 proyectos de investigación. La concesión de estos fondos llevaba meses de retraso y tenía en vilo a más de 6.000 grupos que habían solicitado una subvención.

Estas son las ayudas más importantes para el fomento de la investigación científica y técnica del país y a ellas concurrieron 6.392 grupos de investigación en verano de 2018. Entre todos ellos finalmente han sido seleccionados 2.986 dentro de dos programas estatales, el de I+D+i orientado a los retos de la sociedad, que supone 252,2 millones de euros, y el de fomento de la investigación científica y técnica de excelencia, con 106,9 millones, en conjunto un 11% más que el año anterior.

La dotación de estas subvenciones es variable. El 60 % de los investigadores recibe más de 80.000 euros, mientras un 25% consigue más de 160.000 euros y solo un 3% supera los 300.000 euros. En todos los casos la financiación es para tres años.

Los científicos tendrán que esperar aún unos meses para recibir su dinero. La publicación de hoy es la lista provisional de subvencionados. Ahora se abre un plazo de alegaciones que se cerrará cuando se publique la resolución definitiva, en unos dos meses, según fuentes del Gobierno. Será entonces cuando el dinero comenzará a llegar a los investigadores.

El pasado marzo, prestigiosos científicos publicaron en EL PAÍS una carta abierta para denunciar la situación de "colapso" en la que se encuentra el sistema de investigación público, en parte por los retrasos acumulados.

“El periodo prolongado de reducción y congelación de fondos públicos ha llegado a un punto de casi no retorno que, de no solucionarse a corto plazo, amenaza con colapsar completamente el sistema científico español”, escribían los firmantes, encabezados por Luis Serrano y María Blasco, presidente y vicepresidenta de la alianza de centros Somma, los más competitivos del país, y Xosé Bustelo, presidente de la Asociación Española de Investigación sobre el Cáncer y vicedirector del Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca. La carta también la firmaban cuatro sociedades científicas y 40 figuras prestigiosas de la investigación como Miguel Beato, del Centro de Regulación Genómica, Eduard Batlle, director del Programa de Ciencias del Cáncer del Instituto de Investigación Biomédica, Luis Paz-Ares, jefe de oncología médica del Hospital 12 de Octubre de Madrid o Marisol Soengas, investigadora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, entre otros.

Estos fondos son esenciales para poder contratar a científicos, sobre todos los más jóvenes. En ocasiones estas ayudas son la única fuente de financiación de los grupos de investigación, que se ven obligados a pedir dinero prestado a sus centros hasta que les llega el dinero, como ha explicado este jueves el genetista Ginés Morata, uno de los dos únicos españoles que pertenecen a la Royal Society del Reino Unido y a la Academia Nacional de Ciencias de EE UU, en una entrevista con EL PAÍS.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información