Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS Coordinado por JORGE RODRÍGUEZ

Un alcalde de Madrid llama a cazar conejos “con palos” y luego se desdice

Navalagamella publica un bando en el que invita a abatir a estos animales "sin armas de fuego" y luego afirma que es una comida familiar en el campo sin ningún tipo de cacería

Imagen de la jornada difundida en la página de Facebook del Ayuntamiento.
Imagen de la jornada difundida en la página de Facebook del Ayuntamiento.

Navalagamella es un pueblo madrileño situado en la sierra de Guadarrama con poco más de 2.100 habitantes y una vida tranquilísima hasta que estos días un bando de su alcalde, el popular Andrés Samperio, lo ha llevado a la picota de las redes socialesEl aviso consistorial, publicado el 19 de diciembre, con la firma del alcalde y titulado "caza y leña", convocaba a los vecinos a una "cacería del conejo, sin armas de fuego, exclusivamente acompañados por perros y palos". El texto subrayaba con el uso de negritas que estaba "prohibido el uso de armas" en la partida de caza.

La cacería del conejo con palos y perros se iba a llevar a cabo el 31 de diciembre. En la programación difundida en Facebook, se convocaba a los vecinos a las nueve y media de la mañana del último día del año a una "salida hacia la Dehesa, desde la plaza del Dos de Mayo" para "la recogida de leña, caza y comida en el campo". Con la leña, se haría como cada año una gran fogata en la plaza del pueblo a medianoche.

El ecologista Juan López de Uralde, diputado de Equo, tuiteó el mismo 31 con una imagen del bando: "Me cuentan que en Navalagamella (Madrid), el nuevo alcalde del PP (desde la moción de censura en marzo de 2018) ha recuperado una vieja tradición para el día de fin de año: autoriza la caza a palos de conejos. Y así una historia de maltrato animal cada día...". Tiene 1.883 retuits, 838 me gusta y más 243 respuestas. Otros muchos colectivos y ciudadanos se sumaron a las críticas y tildaron de "salvajismo" la supuesta cacería.

Ante la polémica suscitada, el Ayuntamiento explicó en Facebook que la actividad data del siglo XVIII, que se llama "tradicionalmente" caza y leña y que, aunque se sigue usando el mismo nombre, "desde hace décadas" no se lleva a cabo "ningún tipo de práctica de cacería". "Conserva el mismo nombre de antaño, pero no es real ni efectivo" sino que se refiere a "pasar un día de campo en familia", aseguraba el Consistorio.

"Queremos aclarar que el tema de la "caza" es simplemente un nombre que se conserva por tradición y cada 31 de diciembre se usa para compartir un día de campo todos los vecinos, pero no se realiza ningún tipo de caza, ni se daña a ningún animal", reiteraba el Ayuntamiento en Twitter. En vísperas de la cita, Pacma Madrid reconocía que "por declaraciones de algunos vecinos no queda claro si lo de la matanza de conejos a palos es cierto o no", pero recordaba que "es éticamente reprobable y que también lo es legalmente, porque la Comunidad Madrid no contempla ese tipo de caza".

La cita finalmente se celebró pero, ¿se mató a algún conejo a palos? En declaraciones a Europa Press, Samperio ha asegurado que la jornada se desarrolló "sin incidentes y con normalidad" y que "en ningún momento se ha cazado a ningún conejo ni nadie ha llevado palos". "No ha habido ni un solo vecino ni nadie que haya venido con un palo ni nada. No se ha maltratado a ningún animal. Se llama así la actividad por el nombre tradicional", ha reiterado el alcalde. La cuenta de Facebook del Ayuntamiento ha publicado imágenes de la jornada, en la que se ven vecinos vestidos de cazadores y con ropa deportiva y militar, pero ni rastro de conejos o armas o palos. "Matar animales NO es forma decente de divertirse", se lee en los comentarios. 

El alcalde ha recordado que Navalagamella es un pueblo "muy tranquilo" y que sus habitantes son "respetuosos con los animales, como no podría ser de otra manera". "Nos ha sentado muy mal que a la gente del pueblo nos hayan descrito en redes sociales como cavernícolas o maltratadores. Aquí puede venir quien quiera para ver esta actividad. No hay nadie con palos ni maltratando a animales", ha ahondado, para achacar la polémica a una "maniobra política" por la cercanía de las elecciones. "Pensamos que no se puede usar la tradición para hacer política", concluyó.

En un comunicado, el Ayuntamiento manifiesta su "profundo malestar por una información sacada de contexto y que no se ajusta de ninguna manera a la realidad" y reitera que se trata de una tradición "ancestral" reconvertida hoy en día en una "mañana de confraternización en la que se recoge la leña que, posteriormente, se utiliza en la hoguera". El bando original ya no está disponible ni en la web ni en el perfil de Facebook del Consistorio.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información