Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El vocalista de Radiohead y Greenpeace, juntos para salvar la Antártida

Thom Yorke presenta su canción 'Hands off the Antarctic' para apoyar la creación de un santuario Antártico que se convertiría en la mayor área protegida de la Tierra. Lo decide esta semana una comisión de 24 países

Podría convertirse en el área protegida más grande del mundo. De momento, el santuario antártico, como se le conoce, ya tiene su propia banda sonora: Hands off the Antarctic (Las manos fuera de la Antártida), compuesta por el vocalista de Radiohead, Thom Yorke. El cantante y activista británico ha lanzado esta nueva canción para respaldar la última campaña de Greenpeace que busca proteger el océano Antártico de los efectos del cambio climático y la huella del hombre a través de la creación de un espacio de 1,8 millones de kilómetros cuadrados (tres veces el tamaño de España).

“Algunos lugares de este planeta están destinados a permanecer prístinos y salvajes y a no ser destruidos por el paso de la humanidad”, declaraba Yorke durante la presentación del vídeo realizado por la ONG. Montado a partir de imágenes en blanco y negro, el trabajo muestra parte de la expedición que Greenpeace realizó a principios de año a bordo del Arctic Sunrise. Un gélido viaje, en el que también participaron los hermanos Carlos y Javier Bardem, que exploró uno de los más impresionantes ecosistemas del planeta adentrándose en las profundidades de un océano amenazado por la mano del hombre.

La canción da voz a cientos de especies en peligro de extinción que no la tienen

La canción de Yorke, una pieza instrumental de casi cuatro minutos que cuenta principalmente con melodía electrónica, da protagonismos a cientos de especies en peligro de extinción que no lo tienen. El océano Antártico es un delicado entorno que proporciona alimento y refugio a especies únicas, como pingüinos, focas, ballenas y orcas. La amenaza del cambio climático dificulta su supervivencia, y ese problema se ve agravado por la industria pesquera que invade desde hace años sus aguas para extraer el krill, un pequeño crustáceo que supone la base de la vida en la Antártida, muy preciado por las grandes farmacéuticas y el sector de la acuicultura. “Este tema trata sobre la necesidad de detener la marcha implacable del ser humano hacia allí. La Antártida es un verdadero desierto y lo que sucede allí nos afecta a todos. Por eso deberíamos protegerla”, defiende el cantante de Radiohead.

Para abordar la creación de este extenso santuario medioambiental que albergaría el Mar de Weddell, la Comisión del océano Antártico, compuesta por 24 países y la Unión Europea, se reúne a puerta cerrada desde el pasado 22 de octubre en Hobart, Tasmania. Desde España, la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha dejado claro el apoyo de nuestro país en esta iniciativa, resaltado la necesidad de proteger la zona y dejar a los barcos pesqueros industriales fuera de este frágil entorno. La resolución se materializará el próximo 2 de noviembre, cuando finalicen los debates de la comisión.

La administración Trump, que ha dado la espalda al cambio climático en numerosas ocasiones y que participa en esas reuniones, vuelve a estar en el punto de mira. Desde Greenpeace, la responsable de campaña Pilar Marcos, asegura que “en los próximos días, los gobiernos tienen la oportunidad de hacer historia”. Un paso decisivo para la protección del planeta que respaldan más de dos millones de personas en todo el mundo y que cuenta, además, con su propia canción: Hands off the Antarctic.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información