Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eva Franch, la arquitectura sin límites

Eva Franch i Gilabert, retratada en la sede de la Architectural Association de Londres.
Eva Franch i Gilabert, retratada en la sede de la Architectural Association de Londres.

Es la primera mujer al mando de la Architectural Association de Londres, la escuela donde se formaron referentes como Zaha Hadid o Rem Koolhaas

DE UN PUEBLECITO en el Delta del Ebro a Londres pasando por Manhattan. Eva Franch i Gilabert (Deltebre, 1978) ha recorrido el mundo “buscando espacios donde ser libre”. Este otoño se estrena como la primera mujer en la dirección de la Architectural Association de Londres, la escuela donde se han formado referentes tan notables como Zaha Hadid o o David Chipperfield.

En la arquitectura de hoy importan tanto las ideas como las construcciones: Franch ha llegado lejos sin levantar ninguna

Hace tres lustros, Franch era simplemente una buena estudiante recién graduada. ¿Cómo ha sido su ascenso al olimpo de la arquitectura sin haber apenas construido? La respuesta a esta pregunta define lo que el siglo XX entiende por arquitectura: una nueva forma de actuar en la que las ideas, la creatividad y la educación son tan importantes como la construcción.

Vista de la exposición en la que se muestran trabajos de los alumnos.
Vista de la exposición en la que se muestran trabajos de los alumnos.

Franch llegó a Nueva York tras estudiar en Barcelona, en la universidad holandesa de Delft, y en Princeton. Luego empalmó beca tras beca. En 2010 fue elegida por un jurado internacional entre 72 candidatos a dirigir Storefront for Art and Architecture. Más allá de ampliar el marco laboral de la arquitectura a otros ámbitos no exentos de polémica –del performance a los “eventos”- se convirtió en un personaje popular por sus infatigables iniciativas y ganó el concurso para convertirse en comisaria del Pabellón de EEUU en la Bienal de Venecia de 2014. 

Así, aunque reivindica el viaje sin movimiento —“explorar no es cuestión de distancia sino de actitud”, explica que con tanto desplazamiento trata de abrir puertas. Con todo, el primer viaje que recuerda fue a Barcelona. Tenía tres años y fue a visitar a la familia de su madre. “Nos quedábamos en casa de la tía María, en las Cocheras de Sarriá diseñadas por José Antonio Coderch en 1968 y flanqueadas por el portal Miralles, diseñado por Antoni Gaudí en 1901”. Lo explica para, a renglón seguido, aclarar: “Nadie en mi familia me transmitió nunca ninguna apreciación por la arquitectura, pero era obvio que ese lugar, en medio de la ciudad, con una atmósfera doméstica, espacios peatonales, ventanas como jardineras y una materialidad de ladrillo casi geológica era un lugar especial. Lo que yo no sabía en aquel momento era cuánto”.

Franch, junto a una de las máquinas que los alumnos utilizan para experimentar con distintos procesos de fabricación.
Franch, junto a una de las máquinas que los alumnos utilizan para experimentar con distintos procesos de fabricación.

Catorce años después lo averiguó. Fue a vivir con la tía de su madre mientras estudiaba arquitectura: “Viví en esas cocheras, compartiendo su piso de portería. El tercer día de clase, el profesor de dibujo nos convocó para dibujar una de las obras maestras de uno de los grandes arquitectos de la ciudad. Estuve dibujando mi casa durante una semana”.

El padre de Franch era capataz en el puerto de Sant Carles de la Ràpita. Con él aprendió a caminar por los márgenes de los arrozales y “a saludar a todo aquel que se te cruza en la calle”. Murió de cáncer cuando ella tenía 15 años. Su madre hoy jubilada era peluquera, al igual que su abuela y que una de sus hermanas: “Pura estética, composición, sociología, … las lecciones que uno aprende en una peluquería son infinitas”.

La menor de cuatro hermanos, Franch asegura que creció “escuchando” el Delta del Ebro, “un lugar de gran simplicidad paisajística donde el horizonte es un protagonista permanente y donde los ciclos naturales se manifiestan de una forma espectacular: del verde de mayo de los campos de arroz al amarillo de finales de agosto. Del olor de barro y tierra del otoño tras la cosecha, a los inviernos de vientos violentos y llanuras de agua convertidas en espejos de las nubes”. Considera que en el Delta uno aprende la importancia del equilibrio entre el territorio y el ser humano, la ecología y la política. No se dio cuenta entonces, pero creció con la lección cotidiana de las especies invasoras, la política de aguas, la resistencia y la especulación.

Su mayor logro hasta ahora ha sido tender puentes. O destrozar la solidez de las identidades: “Como a los humanistas, me interesa entender la sociedad desde el todo”.

Eva Franch, la arquitectura sin límites
Arriba, la Architectural Association acoge a un total de 750 alumnos. En la imagen, trabajos de la promoción de 2017-2018. Abajo, silueta de Eva Franch.
Arriba, la Architectural Association acoge a un total de 750 alumnos. En la imagen, trabajos de la promoción de 2017-2018. Abajo, silueta de Eva Franch.

Defiende que un título no garantiza nada, pero que una buena educación lo garantiza todo. “La arquitectura es una de las disciplinas que permite entender y relacionar lo social, lo político y lo económico a través de lo estético y lo formal para producir nuevas aspiraciones colectivas”. Eso es lo que pretende enseñar en la AA de Londres, donde fue votada mayoritariamente entre los diversos candidatos internacionales. Quiere aclarar que en un mundo impulsado por modelos de negocio, otros modelos de sociedad deben mover a la arquitectura.

¿Cómo lograrlo? Como directora de Storefront for Art and Architecture, el espacio expositivo neoyorquino que dedicó a la difusión y producción de ideas, Franch inició el proyecto Letters to the Mayor en el que proyectistas de 20 ciudades del mundo hicieron propuestas a sus ediles. Años más tarde, las cartas las escribían a los promotores: “Cada arquitecto debía agradecer a un promotor un proyecto que iba mas allá de las prácticas habituales, que contribuía al bien común”. Franch reivindica que “el arquitecto tiene que tomar una posición de liderazgo en la imaginación del futuro y no solo en la materialización de los modelos heredados”.

“Más que formar arquitectos, nuestro reto es formar grandes creadores y pensadores a través de la arquitectura”

Cómo conseguirlo es el reto que ahora afrontará desde Londres. También será su gran oportunidad. ¿Tendrán esas investigaciones una traducción arquitectónica? “La arquitectura nos debe representar a todos”, sostiene. Y habla de “construir en los espacios de la imaginación”. No teme que ese mensaje distancie la arquitectura de la sociedad en un momento en el que muchos proyectistas hacen examen de conciencia y tratan de escuchar lo que la gente necesita. “Me viene a la cabeza Henry Ford”, espeta. Él dijo: ‘Si le hubiera preguntado a la gente lo que querían, habrían dicho caballos más rápidos”.

Defiende que es importante “permitir al arquitecto especular, proyectar, ir mas allá de las necesidades inmediatas”. Puede ser. Pero entonces ¿quién se encargará de las necesidades inmediatas? ¿No habíamos quedado en que la arquitectura tenía que ser para todos? “La arquitectura es una de las pocas disciplinas con el privilegio y la responsabilidad de unir todas las esferas de la sociedad”, responde. La AA ha producido profesionales como Richard Rogers o Rem Koolhass, pero también como Fergus Henderson, el chef fundador del restaurante St John. Más que formar arquitectos, el reto es formar a través de la arquitectura grandes creadores y pensadores”.