Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Resaca: así se arreglan los destrozos que el alcohol causa en su piel

El rostro refleja síntomas del exceso como bolsas, ojeras, sequedad o rojeces

La mañana después de una noche de copas, el cuerpo no responde como de costumbre. Cabeza embotada, estómago del revés, lengua pastosa, reflejos aletargados y la energía bajo mínimos. Y todo el malestar se ve reflejado en el rostro a través de bolsas en los ojos, ojeras, arruguitas más pronunciadas, un cutis áspero, sequedad, rojeces y falta de luz. Nuestra piel también sufre la resaca.

Nos pasa a todos: "Al ser un vasodilatador, el alcohol enrojece el cutis", explica Ricardo Ruiz, dermatólogo y miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), y añade que "hace aparezcan venitas rojas, que se conocen como couperosis". Cuando el consumo es excesivo, "el alcohol puede impedir la absorción de vitaminas y oligoelementos imprescindibles para tener una piel sana y, si es crónico, las fibras de colágeno se debilitan y desorganizan y generan un cutis frágil, con tendencia a las irritaciones y rojeces y que cicatriza mucho peor", continúa. Esto explica la sequedad y la tirantez que se perciben en el rostro cuando la resaca pasa factura. Y, por si fuera poco, el alcohol también potencia las bolsas y las ojeras.

Simplemente hay que preparar todos los órganos, incluido la piel que es más grande del organismo y el más expuesto a las agresiones externas y el más dado a reflejar las internas.

Cómo proteger la piel antes de salir de fiesta

Antes de maquillarnos, Paloma Cornejo, dermatóloga especialista en dermocosmética y medicina estética, aconseja:

- Realizarse una higiene a fondo: "No solo del cutis, sino de todo el cuerpo, con ayuda de un cosmético exfoliante que arrastre las células muertas e impurezas de la epidermis". 

- "Aplicar una buena crema nutritiva e hidratante en el cuerpo y una mascarilla hidratante en el rostro".

- Una vez fuera de casa, es importante "beber grandes dosis de agua", recuerda Genoveva Fernández-Carnicero, nutricionista clínica y estética.

Después

Al llegar a casa, no vale tirarse en plancha en la cama. Cueste lo que cueste, hay que retirar los restos de maquillaje y suciedad. Y para ello, lo "mejor es hacerlo con una leche limpiadora y un tónico", afirma Cornejo. Si la pereza nos supera, "se puede echar mano de un agua micelar o toallitas desmaquillantes", aclara la dermatóloga. Y para acabar la noche, un serum: "Las pieles maduras agradecen los cócteles a base de soja y vitamina C, mientras que las más jóvenes, lo que necesitan es un chute de hidratación".

Cómo tratar cada piel la mañana siguiente

Si a pesar de las precauciones, el cuerpo está desarmado y la imagen frente al espejo resulta lamentable, hay que tomar medidas.

Para ayudar a combatir la sequedad de la piel, las bolsas, las arruguitas pronunciadas y las ojeras lo que toca es hidratar. Lo ideal, comenta Cornejo, "es utilizar sobre el rostro limpio una mascarilla". Aunque el producto dependerá del tipo de piel, explica la dermatóloga:

- Las pieles grasas, que pueden reaccionar al alcohol con molestos granitos, agradecen las que son a base de carbón activado y oxigeno.

- Las pieles maduras beberán ávidas aquellas con vitamina C.

- En caso de que la piel tenga rojeces, lo mejor son las mascarillas que contengan vitamina E, K y B6. También aquellas que contengan ácido hialurónico, que se encarga de mantener la hidratación celular, actúa como una esponja y es capaz de retener hasta 1.000 veces su peso molecular en agua. Así, se consigue engrosar las capas de la piel y que las venas no se transparenten, como cuando la piel está deshidratada.

Además, el frío es el mejor aliado para paliar la fatiga de la mirada avivada por la resaca. "Los antifaces con gel que se meten en el congelador son fantásticos para bajar la hinchazón y rebajar las bolsas". Un recurso casero, pero efectivo es colocarse dos rodajas de pepino, de un centímetro de espesor y también frescas de la nevera, sobre los ojos y mantenerlas entre 10 y 15 minutos.

Eso sí, en lo que todos los especialistas coinciden es en que el organismo tarda unas 24 horas en superar la resaca, de que el sueño ayuda en la rehabilitación y que es necesario beber mucha agua.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información