Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las abejas saben contar desde cero

Por primera vez un insecto demuestra entender el valor numérico de ‘nada’

Una abeja entrenada para identificar el número más pequeño de círculos escoge el 'cero'. Ampliar foto
Una abeja entrenada para identificar el número más pequeño de círculos escoge el 'cero'.

Muchos animales saben contar. Mejor dicho, muchos animales saben ordenar mentalmente cantidades diferentes, por ejemplo de comida o de otros animales con los que compiten. Su supervivencia depende de ello. Los chimpancés, en algunos casos, hacen estos cálculos más rápido que las personas. Pero son pocos los animales que empiezan a contar desde cero, o sea, los que entienden que nada tiene un valor numérico por debajo de la unidad. Al menos eso piensan los científicos, que hasta ahora solo habían identificado esta habilidad en delfines, loros, simios y en humanos mayores de cuatro años. Un estudio publicado hoy en Science demuestra que las abejas se suman a este selecto grupo.

Para poner a prueba a los insectos, varios investigadores de Australia y Francia entrenaron a dos grupos de abejas. Sobre una pantalla rotatoria, los científicos colocaron parejas de cartas blancas estampadas con dos, tres, cuatro o cinco figuras geométricas negras —como naipes—. En un grupo, las abejas recibieron una recompensa dulce al posarse sobre las cartas con el mayor número de figuras. En el otro, la recompensa estaba asociada al valor menor. Cuando los animales aprendieron las reglas del juego, los científicos introdujeron dos elementos nuevos: el naipe en blanco (cero) y el naipe de una sola figura geométrica (uno). Las abejas entrenadas para buscar los valores más pequeños fueron capaces de extrapolar la regla y volar hacia el naipe vacío en lugar del naipe con la figura. “Demuestran comprensión de que el conjunto vacío es más pequeño que el uno, lo cual es difícil para otros animales”, escriben los autores en Science, aludiendo a estudios previos con loros y chimpancés. En una ampliación del experimento, los insectos también escogieron el cero en lugar de los naipes con los que ya habían entrenado u otros con figuras geométricas nuevas.

La ejecución no fue perfecta; unas pocas abejas se equivocaron. Pero también a algunas personas se les dan mejor las matemáticas que a otras. Además, en algunos casos pueden entrar en conflicto distintas experiencias del entrenamiento. Por ejemplo, una abeja entrenada con naipes del dos al cinco está acostumbrada a ganar la recompensa siempre que salga el dos. Sin embargo, ante la nueva posibilidad de elegir entre el dos y el cero, la abeja tiene un dilema: está condicionada para buscar el valor más pequeño, pero su experiencia es que el dos siempre ha llevado recompensa. Los investigadores realmente pueden afirmar que estas abejas entienden el concepto del cero porque en su último experimento demostraron el llamado efecto distancia: los animales tenían menos problemas para identificar el cero como el valor más bajo cuanto más alto fuese el valor del segundo naipe.

“Me parece un estudio muy bien hecho y me ha fascinado leerlo”, afirma la psicóloga Rosa Rugani de la Universidad de Padua (Italia), que no participó en esta investigación. En 2015, Rugani y sus compañeros demostraron en la misma revista científica que los pollitos de gallina asocian valores numéricos pequeños con el lado izquierdo y grandes con el derecho. “Las abejas mostraron el efecto distancia, que es crucial para demostrar y poder hablar de competencia aritmética en los animales. Su ejecución es más precisa y más rápida cuando la distancia entre los valores es mayor”, explica: “Por ejemplo, es más fácil diferenciar un conjunto de nueve junto a uno de 100 que diferenciar un conjunto de nueve frente a uno de diez”.

Una abeja escoge entre el valor 'tres' y el 'cinco' en el experimento. ampliar foto
Una abeja escoge entre el valor 'tres' y el 'cinco' en el experimento.

El descubrimiento es particularmente emocionante porque, hasta la fecha, la comprensión del valor cero solo se había observado en animales vertebrados, separados de las abejas en el árbol de la vida hace 600 millones de años, observa el biólogo Andreas Nieder, de la Universidad de Tübingen (Alemania). Nieder, que no participó en el estudio pero firma un artículo de análisis adjunto en Science, también señala que el cerebro de la abeja apenas reúne un millón de neuronas, mientras que las personas tenemos unas 86.000 millones.

El estudio no demuestra inteligencia, sino la simplicidad del procesamiento numérico, según Caroline Strang

“Que un cerebro tan pequeño como el de las abejas pueda aprender el concepto de cero abre la posibilidad para que podamos entender cómo cerebros más grandes y complejos desarrollaron esta capacidad”, explica uno de los autores del estudio, Jair García, de la universidad RMIT en Melbourne (Australia). Según Caroline Strang, una experta en cognición de abejorros de Western University (Canadá) que no participó en esta investigación, los resultados demuestran la simplicidad del procesamiento aritmético, más que la inteligencia elevada de los insectos.

Rugani añade que este estudio apunta a la evolución convergente de la competencia aritmética, es decir, la aparición independiente de la misma cualidad en dos linajes muy distintos (como la evolución de las alas en las aves y en los insectos). De hecho, tanto ella como Strang creen probable que estas complejas habilidades matemáticas descubiertas en las abejas sean mucho más comunes de lo que pensamos, y tan solo haga falta que la ciencia ponga a prueba a más animales para descubrirlas en otros grupos. “Computamos cantidades para elegir las mejores fuentes de alimento, para evitar depredadores, para encontrar compañeros sociales… Los animales silvestres tienen que hacer esto constantemente, por eso creo que la competencia aritmética es tan común en el reino animal”, explica Rugani.

Más información