Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una posible ciudad en Marte con algas y ‘tokens’

Un equipo español vence un concurso con colaboración de la NASA para diseñar hábitats humanos para la futura colonización del planeta rojo. Su propuesta incluye edificios de plástico reciclado

La Tierra llega al límite de su capacidad, el cambio climático cada vez hace más difícil la vida en el planeta, el número de desperdicios de sus habitantes se convierte en insostenible. Una visión apocalíptica que refleja la película de animación Wall-e pero que también podría describir el futuro real. La solución puede estar en Marte, según la visión de un equipo del Innovation Lab de Istituto Europeo di Design de Madrid, dirigido por el arquitecto Manuel Monteserín. Su proyecto Algi acaba de ganar un concurso a nivel mundial para universidades y estudios de arquitectura, en busca de las mejores propuestas para habitar Marte convocado por HP en colaboración con la NASA.

Si Algi fuera real, abriríamos los ojos en una ciudad rodeada por una especie de escafandra hecha de algas y miraríamos a nuestro alrededor y veríamos edificios construidos con plástico reciclado. La idea sobre la que se fundamenta este proyecto es la de una segunda oportunidad para el género humano. "Partimos de la base de que los problemas de este mundo, se pueden solucionar en uno nuevo, como Marte", explica Nacho Martín, director del IED Innovation Lab.

Lo más impresionante será la inmensa cúpula compuesta de algas y agua y que abarcará toda la ciudad y cuyo diseño se basa en el de la forma del cuerpo de los peces. "Es el elemento central del diseño, que permitirá la vida en un nuevo planeta, al protegernos de la radiación solar y actuará como membrana para la colonia", comenta el director del IED Innovation Lab. "La fotosíntesis de las algas permitirá generar el oxígeno necesario para la ciudad", añade. La escafandra gigante se construirá con forma aerodinámica para aprovechar los fuertes vientos marcianos. El equipo propone además que los avances en sostenibilidad logrados en Algi, se trasladen a la Tierra progresivamente.

Lo más impresionante será la inmensa cúpula compuesta de algas y agua y que abarcará toda la ciudad

Los primeros en llegar al planeta serían los drones, que se encargarían de buscar el lugar perfecto para el asentamiento e iniciarían la construcción de la membrana. Gran parte de la urbe se construirá con el material reutilizado proveniente de la Tierra y levantado gracias a impresoras 3D. El objetivo de reciclaje total se conseguirá mediante un sistema de compensación por conseguir determinados objetivos. "El trabajo de la sociedad se estructurará de forma colaborativa. Cuanto más recicles, más tokens obtienes (unidades de valor equivalentes al dinero)", apunta Martín. El proyecto ha sido desarrollado por un equipo de diez personas procedentes de diferentes disciplinas: ingenieros, pensadores, diseñadores, arquitectos...

Con la mente puesta en la exploración del planeta rojo a partir de la próxima década, la vida más allá de la atmósfera terrestre se vislumbra como una segunda oportunidad para no repetir los errores de esta civilización. Un ciclo que se repite a lo largo de la historia: "La necesidad de construir nuevas formas de vida no es algo nuevo sino algo que ya se ha planetado desde siglos anteriores".

Más información