Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El plan de ocho días que siguen los 'hackers' para que no les espíen en internet

La red recoge su huella desde el primer día que se conectó, sabe hasta su nivel intelectual o cómo gana dinero. Recupere paso a paso el control de su vida digital

¿Sabía que puede consultar toda su huella del pasado en internet con solo poner su nombre en una web? También puede evitar —sí, cualquiera puede hacerlo ya mismo— que empresas como Facebook o Google no tengan más información de la que compartiría con su mejor amigo, dejar de ver anuncios que no le interesan, eliminar los contenidos de su pasado que hoy le avergüenzan, evitar que un desconocido le robe su identidad o que otros ganen dinero con su información.

Le enseñamos cómo hacer todo esto en ocho días; necesita media hora o menos cada uno. El programa, que se llama Desafío Detox de Datos, lo han diseñado Mozilla e Info Activism y con él conseguirá hacerse un cleansing tecnológico a fondo como el que hacen los expertos en seguridad y recuperar las riendas sobre su vida y su reputación digitales. También logrará eliminar los datos tóxicos que están contaminando su móvil, portátil o tableta, si es usted por ejemplo de los que instala demasiadas aplicaciones, le da a aceptar a casi todo cuando está navegando o ha olvidado el número de cuentas que ha creado.

Necesita ocho días y todos sus dispositivos

¿Cómo empezar? Busque ocho días en los que pueda invertir media hora o menos (aunque también lo puede realizar en el mismo día). Necesitará los dispositivos que use —el portátil, el móvil, la tableta, etcétera— y un acceso seguro a internet. Ya solo debe seguir el siguiente plan. Cada día se aborda un frente —redes sociales, datos históricos...— para el que se facilita un paso a paso y se plantea un desafío con el objetivo de mantener nuestra vida digital bajo control.

Casi todo lo que tendrá que hacer irá encaminado a borrar y limpiar, pero el programa le aconsejará que se instale algunas aplicaciones sencillas creadas por grupos que trabajan para proteger la privacidad de los usuarios, como Tor, el equipo de Jitsi o el emprendedor Gabriel Weinberg. Comencemos.

Paso 1. Averigüe lo que su vecino puede encontrar sobre usted

¿Acaso no vemos lo mismo en Google?

Usted seguramente ha hecho la prueba, pero lo que no sabe es qué encuentran los demás cuando le buscan a usted, y la razón es que no tienen un historial de búsquedas diferente.

Plan 'detox'. 1. Abra el navegador que más use y cierre la sesión de todas sus cuentas de correo electrónico y de redes sociales. 2. Borre el historial de su navegador y las cookies. Perderá todo su historial de sitios visitados, excepto aquellas páginas que marque antes como favoritas, al igual que las contraseñas guardadas y los datos que hasta ahora se autorrellenaban cuando cumplimentaba un formulario web, por ejemplo, para comprar algo. 3. Ahora busque en Google su nombre —si es muy común añádale algún dato más, como la ciudad en la que vive o la empresa en la que trabaja— o una imagen (escoja alguna antigua de uno de sus perfiles en redes sociales y súbala a la barra de búsqueda de Google Images). Haga el mismo proceso en otros motores de búsqueda no comerciales, como DuckDuckGo o Startpage, que no recopilan datos ni los comparten para ver la diferencia.

Imagínese ahora que entre los resultados de su búsqueda aparece una imagen (o una información) que usted no quiere que sea pública. Si procede de uno de sus perfiles sociales, puede conseguir que deje de mostrarse bien configurando la privacidad o cambiando la foto. En caso de que no esté en su mano, puede pedir a la persona que la subió que la retire; y también, desde 2014, gracias a una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, solicitarlo directamente a Google a través de este formulario. Tenga en cuenta que la imagen, a pesar de todo, podrá seguir existiendo por ejemplo, en la nube (iCloud, Dropbox, Google Drive).

DESAFÍO 1.

El reto será buscarse en el pasado en el archivo de internet: The Wayback Machine con más de 310 mil millones de páginas.

Paso 2. No utilice el mismo proveedor para todo

¿Usa tanto Google que la compañía le conoce mejor que nadie?

Piense usted en los productos de Google en los que comparte información (Chrome, búsquedas, Gmail, Drive, etcétera). Seguramente no compertiría todo eso con su mejor amigo.

Plan 'detox'. 1. Para descubrir todo lo que el gigante puede ver sobre usted diríjase a la página de Mi actividad en el menú de su cuenta de Google. Verá su historial de búsquedas, webs visitadas y vídeos de YouTube. 2. Bórrelo todo pinchando sobre los tres puntos en vertical que aparecen en la parte superior derecha de la pantalla (ojo: si usa Android no debe eliminar la ubicación ni el historial en esta etapa porque las necesitará para el quinto paso). 3. Ahora vaya a Revisión de privacidad, desde donde puede administrar lo que comparte y siga cada paso. Cuando llegue al punto 4 (personalizar su experiencia en Google) puede habilitar —pausar— varios controles. 4. Al acabar no olvide cerrar la sesión.

DESAFÍO 2.

Diversifique los servicios que utiliza, no se restrinja solo a los productos de Google. Use un motor de búsqueda que no recopile sus datos, sobre todo cuando cree perfiles o haga gestiones económicas. Tres opciones: DuckDuckGo, Startpage o Searx. Instale un navegador que aumente la privacidad como Firefox o Chromium.

Paso 3. No permita que sepan su nivel de inteligencia o a quién vota

¿Cuánto le conoce Facebook?

Su actividad en las redes sociales —y servicios asociados, como cuando entra en una app o servicio con su perfil— genera una gran cantidad de información. Aunque usemos Facebook como ejemplo, esto se puede aplicar a cualquier otra: Twitter, Instagram —que pertenece a Facebook—, Linkedin, etcétera.

Plan 'detox'. 1. Inicie sesión y vaya a "Configuración: Privacidad". Seleccione "Amigos" para personalizar cuestiones como quiénes pueden ver sus publicaciones o usar su email. 2. Vamos a configurarlo. En "¿Desea que los motores de búsqueda fuera de Facebook se vinculen a su perfil?" seleccione "No". Vaya a "Ajustes:Timeline" y de ahí a "Etiquetado"; aquí seleccione solo "Yo o mis amigos" para restringir quién puede ver las publicaciones en las que ha sido etiquetado y lo que otros publican en su timeline. Esta es una forma de evitar compartir fotos o comentarios que no sabemos dónde acabarán. 3. Ahora limpie su cuenta de Facebook. En el menú de la derecha, arriba —en la flechita si entra desde el ordenador o en las tres rayitas para desplegar el menú desde el móvil— seleccione Registro de actividad (Configuración:Registro de Actividad si entra desde el smartphone). El programa recomienda borrar este registro dejando lo imprescindible. Eliminar fotos que no nos gustan o desmarcar la identidad en algunas otras. Puede ayudar a los demás quitando etiquetas de amigos de sus fotos.

DESAFÍO 3.

Si usa Facebook pruebe Data Selfie (para Chrome, Chromium y Firefox) que muestra cómo puede ser su perfil en función de cómo usa la plataforma. Descubrirá si los datos que aporta pueden estar marcando sus tendencias políticas, su nivel de inteligencia o cómo se enfrenta en una situación de estrés.

Paso 4. Despiste a los rastreadores

¿Cómo saben que es usted?

Su navegador contribuye también a la acumulación de datos a través de un tipo de software que se conoce como rastreador y que, según lo define la compañía de seguridad Avast, vigila todo el tráfico entrante y saliente de un equipo conectado a una red. Estos rastreadores utilizan distintos formatos para acercarse a nosotros: son caballos de Troya algunos anuncios y otros sistemas menos visibles como Google Analytics.

Y, ¿qué recopilan? Las páginas que visitamos, dónde hacemos clic, nuestras búsquedas o la dirección IP (que informa, de manera más o menos fidedigna, sobre nuestra ubicación). Estos detalles se van acumulando y crean un patrón casi único: nuestra huella digital.

Plan 'detox'. 1. Compruebe cómo le ve un rastreador con Panopticlick, una herramienta de la Electronic Frontier Foundation (EFF). Pinche en Test Me (probarme). 2. Guarde sus resultados pues los necesitará más adelante. Este programa analiza en qué medida su navegador está protegido contra el seguimiento. 3. Lo más importante en esta fase es tener en cuenta que la configuración de privacidad (Privacy Settings si lo usa en inglés) del navegador comparte por defecto la mayoría de las coockies, el historial de navegación, etcétera. Chrome, Chromium, Firefox y Safari ya ofrecen un modo de navegación privado, que elimina el historial automáticamente (aunque sus marcadores y descargas no se eliminan). 4. Anímese a instalar algunos complementos como Privacy Badger —bloquea los anuncios de espionaje y los rastreadores invisibles— y HTTPS Everywhere (garantiza una comunicación protegida y encriptada). Ambas extensiones han sido desarrolladas y son mantenidas por la EFF.

DESAFÍO 4.

A la mitad del proyecto detox se le anima a instalarse la extensión AdNauseam, que confundirá a los anunciantes cuando realice sus búsquedas, pues este complemento hace clic en anuncios de forma aleatoria y en segundo plano.

Paso 5. Que no le espíen a través del wifi o del Bluetooth

¿Con quién habla su teléfono?

Su móvil se conecta a todo tipo de redes móviles, wifi y Bluetooth. Si entra en Architecture of Radio se hará una idea de cómo es la infraestructura y las señales que le rodean. Cuando conecta su móvil a la red wifi de una cafetería, en casa de un amigo, en la oficina o en una tienda, es posible que su nombre haya aparecido en algún momento. El propietario de la conexión podrá ver y acceder a datos de navegación del "móvil de Fulanito". Lo mismo sucede con las conexiones Bluetooth.

Plan 'detox'. 1. Lo primero que hay que hacer es cambiar el nombre del móvil a algo más neutro. Vaya a Configuración (Settings) y siga los pasos para hacerlo. Además, elimine su historial de navegación y use el modo privado. 2. Si no está utilizando el wifi o el Bluetooth cuando se encuentra en un espacio público apáguelos. 3. Para saber qué datos está proporcionando acceda en su móvil a Privacidad: Sistemas de localización si es iPhone (si es Android: vaya a Google Maps: Menu: Your Timeline) e imagínese que no es usted, si no otra persona. Le chocará saber qué hizo hace dos semanas en un momento concreto, comprobar que es visible la dirección donde vive o trabaja, en lo que ha empleado su tiempo o la clase de vida lleva. 4. Deniegue los permisos de ubicación a todas esas aplicaciones que no las necesitan para funcionar.

DESAFÍO 5.

Es sencillo: bloquee los datos de ubicación. Podrá volver a activarlos cuando los necesite. Si decide sentirse más limpio ponga su móvil en modo avión un par de horas cuando no espere ninguna llamada importante.

Paso 6. Elimine aplicaciones innecesarias

¿Necesita usted todas las aplicaciones?

Son gratis, sí, y divertidas, pero recopilan demasiados datos. Si no sabe cuántas aplicaciones tiene abra su móvil y cuéntelas. Si tiene menos de 20 no se preocupe, pero si pasa de las 60 usted podría tener un problema. Cuantas más apps tenga más empresas podrán acceder a sus datos.

Plan 'detox'. Para decidir cuáles quitar y cuáles quedarse piense en su app favorita y pregúntese cuándo fue la última vez que la usó, si confía en la empresa que está detrás y si merece la pena el intercambio de datos (siempre puede existir una alternativa mejor).

DESAFÍO 6.

Pruebe algo nuevo. Necesitará a un amigo con el que chatear con una opción que no sea comercial y de código abierto como Facebook Messenger o Skype. Por ejemplo, Jitsy Meet o Signal. Tiene más alternativas en Alternative App Centre.

Paso 7. Conozca su perfil para anunciantes

¿Cómo se lo 'imaginan' los anunciantes?

Las plataformas recopilan datos para etiquetarnos y dirigirse a una audiencia determinada a través de sus anuncios.

Plan 'detox'. 1. Para comprobar qué cree Google que le interesa a usted vaya a Configuración de anuncios, acceda a su cuenta y verá los temas que supuestamente le gustan y los que rechaza. 2. ¿Qué algoritmos cree que condujeron a Google a mostrarle esas tendencias? En 2016, por ejemplo, se descubrió que Facebook permitía a los anunciantes excluir a determinados grupos raciales en sus anuncios. También se ha hablado mucho del perfil psicométrico que ha tenido un papel importante en varias elecciones recientes. O una aseguradora de coches en Reino Unido que se guió por el perfil de Facebook de sus conductores para penalizarlos. A mayores datos, más preciso será nuestro perfil; pero esos datos se pueden obtener de cualquier sitio: incluidas bases de datos de hospitales, como ocurrió en Londres cuando Google dio acceso a DeepMind. 3. Compruebe cómo lo categoriza Facebook. La redacción sin ánimo de lucro ProPublica ha desarrollado la herramienta What Facebook Thinks You Like (Lo que Facebook cree que le gusta), una extensión que solo funciona en Chrome y Chromium, con la que podrá ver en qué categorías o sectores le ha incluido la red social de cara a los anunciantes.

DESAFÍO 7.

Este reto requiere más tiempo que los anteriores, aunque hay herramientas que le van a facilitar la tarea. Sabemos que deberíamos leer la política de privacidad de todo lo que aceptamos. Pero no va a ser necesario. En este vídeo, por ejemplo, le leerán en el que en poco más de un minuto y de forma entretenida los términos y condiciones de Amazon Kindle.

Paso 8. Créese una nueva identidad

¿Qué debe hacer en el futuro?

El último paso de desintoxicación se concentra en mantener nuestra buena salud tecnológica. Hay que preparar un plan de mantenimiento. Cada día deberá ocuparse de la cantidad de datos que seguirán acumulándose. Para ello, el programa le anima a seguir estas sencillas pautas:

1. Hacer más privadas sus cuentas (cada día una). Fíjese en quién puede ver su perfil, quién le puede contactar y cómo, revise la política de etiquetado y cómo está configurada la publicidad.

2. Asegurar la cuenta con una buena contraseña (no use nunca la misma para todo).

3. Eliminar fotos, publicaciones y comentarios que no necesite guardar (o almacénelos en un disco duro externo). Anule los etiquetados con las que no se sienta cómodo.

4. Mantener (lo puede hacer al día, a la semana o al mes). Borre el historial y las cookies de su navegador; cierre las ventanas de navegación privada; salga de sus cuentas; elimine etiquetas de fotos y publicaciones nuevas. Compruebe las aplicaciones y elimine las que ya no usa. Pruebe una herramienta alternativa de vez en cuando. Rompa su rutina: no se lleve el móvil o póngalo en modo vuelo.

En definitiva, debe crear su propia estrategia. Puede navegar con Chrome si busca en Google y en Firefox para otros temas. Hacer búsquedas personales con DuckDuckGo y usar Startpage en el trabajo. Configure diferentes cuentas de correo.

DESAFÍO 8.

Comparta el plan detox: es crucial que las acciones con amigos y familiares tengan el mismo nivel de compromiso, ya que cuando otros nos mencionan o nos marcan aumenta la acumulación de datos que luego querremos eliminar. Como si fuera un gimnasio online, sus nuevos hábitos son un estilo de vida y compartir sus habilidades de desintoxicación con otros nunca está de más.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información