Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La extinción de los corales

Esponja oreja de elefante en un arrecife de coral en Islas Salomón.
Esponja oreja de elefante en un arrecife de coral en Islas Salomón. Getty

Los expertos alertan de que, si no se pone freno a la sobrepesca, la contaminación y el cambio climático, los arrecifes desaparecerán en un plazo de 30 años

LOREN MC Clenachan se define como una “historiadora ecologista”. Bucea en viejas fotos de hace más de medio siglo en las que aparecen familias norteamericanas posando con sus trofeos en lugares como Cayo Largo (Florida). En 1957, muchos de los peces capturados eran más grandes que los pescadores. Una década después ya no superaban en tamaño a las personas. Y en 2007 resultaban enanos en comparación. McClenachan busca puntos de referencia para demostrar que el hombre está disminuyendo el tamaño de los peces y mostrar al mundo que, aunque los mares tengan siempre el mismo aspecto, el daño que les infligimos es gigantesco. Como nadie se hace fotos con los corales, auténticos tesoros de biodiversidad bautizados como las “selvas tropicales” marinas —a pesar de que son animales y no plantas—, esta bióloga tuvo que idear una solución para medir su destrucción: acudir a las antiguas cartas náuticas.

En algunas zonas de la costa de Florida han desaparecido el 90% de los corales

“Durante un año visité 15 archivos y me topé con una carta fechada en 1774 por la Oficina Hidrográfica Británica. Me quedé atónita por la información que incluía sobre los corales”, comenta McClenachan a través del correo electrónico. En ese instante supo que las cartas escondían un tesoro. “Estos documentos servían para evitar naufragios, por lo que tenían que ser bastante precisos”. La mayoría de los datos registrados se referían a los sondeos de profundidad del agua, pero también incluían las localizaciones de los arrecifes de coral.

Aunque esta investigadora tuvo que invertir un tiempo considerable para calibrar la información, las comparaciones con los mapas ­coralinos actuales realizados por satélite resultaron desalentadoras. En algunas zonas cercanas a la costa de Florida han desaparecido el 90% de los corales. Las pérdidas globales oscilan entre casi un 69% y un 85%: hoy los corales supervivientes ocupan poco más de la mitad del suelo marino de antaño.

McClenachan, que acaba de publicar sus conclusiones en Science Advances, es profesora del Colby College en Maine, una de las universidades más antiguas de Estados Unidos, y obtuvo su doctorado en la prestigiosa Institución Scripps de Oceanografía de la Universidad de California en San Diego, que mantiene un programa de investigación sobre los corales. Los datos que ­Scripps arroja sobre estos animales apabullan: cerca de 1.000 millones de personas en todo el mundo se alimentan de la rica biodiversidad de los arrecifes, entre los que navegan más de 6.000 especies de peces.

Por culpa de la acción del hombre, bajo las aguas se está produciendo un auténtico holocausto coralino. El biólogo Jeremy Jackson lo califica de ataque múltiple: sobrepesca, contaminación y cambio climático. En 2016, una ola de calor acabó con el 24% de los corales de la Gran Barrera Coralina australiana, la estructura viva más grande del mundo —más de 2.000 kilómetros de construcciones visibles desde el espacio—.

Los expertos alertan de que, de no hacer nada, perderemos todos los corales en los próximos 30 años, y aseguran que, en el mejor de los casos, ya nunca podremos recuperarlos tal y como eran.

Más información