Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro cosas por las que preocuparse en otoño que no son Cataluña

El blog @3500M sale al rescate del lector acorralado

No pasarán.
No pasarán.

Buenos días, venerados lectores de @3500M:

Si viven en algún rincón de España, confío en que hayan aprovechado el verano para pertrecharse frente el Aquelarre Independentista. Yo, sin ir más lejos, me he agenciado en Asturias una vaca lechera, único animalillo que me sostendría en un previsible torneo.

Si viven fuera de España y ajenos a este asunto, enhorabuena.

En todo caso, alegren esa cara, que este otoño trae algo más que pulsiones patrióticas. De hecho, algunas de las cuestiones que se deben resolver antes de las Navidades determinarán la vida de millones y el futuro inmediato de las políticas españolas y europeas de lucha contra la pobreza internacional.

Estos son cuatro asuntos que seguiremos con atención desde este blog:

1) La tramitación del V Plan Director de la Cooperación Española: este documento constituye la hoja de ruta de las solidaridad de España en el exterior y en él nos jugamos mucho. Incluso con un presupuesto de los Clicks como el que ahora tenemos, la posibilidad de concentrar esfuerzos de forma estratégica en algunos sectores y países permitiría multiplicar el impacto de la Cooperación Española. Aunque el Plan se encuentra todavía en una fase interna y no ha llegado al Parlamento, me dicen que la idea es trasladarlo cuanto antes para que sea discutido, enmendado y aprobado antes de las Navidades.

(Del Plan nacional de aplicación de los Objetivos de Desarollo Sostenible no les digo nada, porque me da mucho la risa.)

2) Los presupuestos para el próximo año, que ya se están negociando y cuyo proceso se acelerará después del 1-O: a pesar de los disgustos de 2017, existen razones para pelear por un cambio tangible de tendencia en los presupuestos de la cooperación. El nuevo equipo del PSOE mantiene el compromiso que demostró el anterior y Podemos nunca va a ser un obstáculo. La clave (como casi siempre) está en Ciudadanos, cuyos representantes padecen una misteriosa forma de amnesia. Pero si ellos llegasen a acordarse de lo que prometieron y el PNV pone un pie fuera del caserío, España puede empezar a remontar la escalera que nos acerque a la media de las contribuciones de la UE (alrededor del 0,4% del PIB).

3) La evolución de la respuesta Europea a la crisis de desplazamiento forzoso en nuestras fronteras: aunque algunos políticos europeos han descorchado el prosecco por la reducción del número de llegadas por mar de inmigrantes en estas últimas semanas, nada hace pensar que las rutas vayan a ser clausuradas por completo. A menos, eso sí, que Italia y otros gobiernos consigan hacer valer la necesidad de un acuerdo más ambicioso con el Estado fallido de Libia. La posibilidad de este acuerdo, la respuesta a las llegadas que sí se producen (121.000 en los primeros ocho meses del año) y la gestión del stock existente (más de 1,2 millones de solicitantes de asilo todavía en la UE-27) son algunas de las cuestiones que conviene seguir con extrema atención. No vaya a ser que el fracaso de Europa sea tan sonado como el del reparto de las cuotas de asilados, cuya fecha límite se cumple en pocos días con la incomparecencia de España.

4) Crisis humanitarias (urgentes): en marzo del pasado año las agencias internacionales se declararon abrumadas por la peor tragedia humanitaria de la historia. Solo cuatro países (Yemen, Sudán del Sur, Somalia y Nigeria) concentraban entonces una población de 20 millones de hombres, mujeres y niños en riesgo de inanición. La situación no es mejor seis meses después. Cada uno de estos países –al igual que Siria, la República Centroafricana, Chad y tantos otros- necesita de forma desesperada el compromiso de una comunidad internacional que ha congelado su apoyo o, sencillamente, lo ha jibarizado. La Asamblea General de la ONU a finales de este mes podría ser una oportunidad para revitalizar estas contribuciones, aunque, si hay que atender al circo Trump y a las prioridades anunciadas por la UE para esta asamblea, yo no formaría aún la conga.

Lo dicho, amigos. Bienvenidos a este curso y confiamos en que @3500M siga teniendo interés para ustedes. Ya saben que pueden seguirnos a través de Twitter, Facebook y, sobre todo, nuestro jugoso canal de Telegram. Nos encantan sus comentarios, opiniones y propuestas de temas.

Más información