Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Demi Moore perdió dos dientes por el estrés. ¿Me puede pasar a mí?

"Lo quiero compartir porque creo que es importante"

"Me gustaría explicar que me lo hice cayendo de un monopatín, pero no es así. Perdí los dos dientes frontales por el estrés. Y lo quiero compartir porque creo que es importante. Después de los problemas cardiovasculares, el estrés es una de las principales causas de mortalidad en América [el 25% de los estadounidenses ha sufrido ansiedad elevada, según una encuesta de 2015 publicada por la Harvard School of Public Health]". Así de clara ha sido la actriz Demi Moore en el programa del periodista Jimmy Fallon en la NBC (puede ver el vídeo encima de estas líneas).

Y Moore no se ha quedado aquí, sino que ha enseñado también una foto (mellada) y un vídeo de Snapchat que grabó en la consulta de su dentista. "Mis hijas se reían, y me decían que eso me hacía más vulnerable y humana", ha relatado la actriz. "Me pasó en un momento de mucha ansiedad", aunque no ha entrado en más detalles y ha zanjado sus explicaciones dando "gracias a Dios por la Odontología moderna".

Las situaciones de estrés se pueden manifestar de varias maneras, como cambios en el pH de la boca (que como mal menor, provocan alteraciones en el color de las piezas), o con bruxismo (apretar los dientes de manera involuntaria, síntoma que padecen el 17% de los pacientes con estrés). Con esta tensión, "los dientes se erosionan, desgastan la dentadura y hasta se llegan a romper piezas”, confirma Jaime Jiménez García, experto en implantes de la Clínica Ciro y director de máster de Implantología oral avanzada la Universidad Europea de Madrid. Cuánto puede afectarle ese desgaste dental depende de la estructura genética de su diente, del tipo de agresión y de su capacidad de defensa.

Una solución temporal es utilizar una férula de descarga (molde de material flexible y blando que se erosiona en lugar de su esmalte mientras aprieta los dientes), aunque obviamente no es más que un parche. Identificar qué motivos causan el estrés servirá para atacar el problema de base (y no poner en riesgo su sonrisa).

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información