Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las marcas alcohólicas se posicionan en el 41% de las películas para niños

La publicidad de alcohol en el cine se ha duplicado en los últimos 20 años, según un estudio

Fotograma de la película 'Sígueme el rollo', con Stella Artois y Budweiser.

En Pokémon, la película de dibujos animados de 1999, se registran 10 apariciones de marcas de bebidas alcohólicas, ya sea en botellas o en carteles. En Posdata: te quiero, las marcas alcohólicas aparecen 38 veces, encabezadas por Budweiser, Jameson y Campari. En Star Wars: Episodio I - La amenaza fantasma, 13 veces. En Alvin y las ardillas: Aventura sobre ruedas, 11.

Son los casos más llamativos, pero la historia se repite en otras películas orientadas a niños y adolescentes, según revela un estudio de 2.000 taquillazos. El posicionamiento de marcas alcohólicas en películas de éxito se ha duplicado entre 1996 y 2015, según el nuevo trabajo, codirigido por la experta en salud pública Samantha Cukier, de la Facultad de Medicina Geisel, en Hanover (EE UU). El equipo de Cukier ha analizado las 100 películas más taquilleras de cada año, hasta un total de 2.000. Si en 1996 se detectaban 140 apariciones de marcas alcohólicas, en 2015 llegaban a 282.

En 'Pokémon', la película de dibujos animados de 1999, se registran 10 apariciones de marcas de bebidas alcohólicas

La investigación muestra que en el 44% de los filmes analizados aparecen marcas específicas de alcohol. En el 41% de los largometrajes aptos para niños y adolescentes —un total de 533 taquillazos—, se ven logotipos de bebidas alcohólicas. Los autores subrayan que las empresas normalmente pagan para posicionar sus bebidas alcohólicas en los filmes. Tres marcas —Budweiser, Miller y Heineken— copan el 33% de las apariciones. Budweiser, según el recuento de los científicos, figura en el 15% de las películas clasificadas para niños.

El estudio —presentado ayer en la reunión anual de las Sociedades Académicas de Pediatría de EE UU, en San Francisco— recuerda que el abuso del alcohol es responsable de la muerte de 4.300 menores de edad cada año en el país norteamericano. En España, la edad media de inicio en el consumo de alcohol es 13,8 años, una de las más bajas de Europa, según los datos del Ministerio de Sanidad.

“No podemos confirmar que las compañías de bebidas alcohólicas paguen por posicionar sus marcas en las películas, pero por ejemplo tendría sentido que AB InBev, la propietaria de Budweiser, quisiera incluir su marca en películas que llegan a amplios segmentos de la población”, explica Cukier. La multinacional belga AB InBev es el mayor fabricante de cerveza del mundo, con marcas como Budweiser, Corona, Stella Artois y Quilmes.

Tres marcas —Budweiser, Miller y Heineken— copan el 33% de las apariciones

Las empresas especializadas en marketing citan presupuestos millonarios para posicionar productos en las grandes producciones cinematográficas. La compañía estadounidense Front Row Analytics, por ejemplo, valora en 3,5 millones de dólares el posicionamiento de Budweiser en la comedia Desmadre de padre.

Para Cukier, la omnipresencia de marcas alcohólicas en películas orientadas a niños y adolescentes muestra que la supuesta autorregulación del sector no está funcionando. “No creo que estén haciendo lo suficiente para evitar el segmento de los menores de edad en sus campañas de posicionamiento de bebidas alcohólicas en el cine”, denuncia la investigadora.

Más información