Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Compromiso y música (187): nadie está solo

Compases y ritmos desde Namibia, Senegal, Sudán y Nigeria

El namibio Elemotho regresa cargado de fuerza.
El namibio Elemotho regresa cargado de fuerza.

Poco a poco nos vamos acostumbrando al nuevo look de nuestro blog, al mismo tiempo que se vuelve a regularizar el ritmo de las entradas. En las última semanas ha habido algunos altibajos hasta que nos acostumbrábamos al nuevo diseño y por eso hoy proponemos novedades del último mes y medio. Ha costado mucho seleccionar los cinco temas que os presentamos hoy, pero al final el esfuerzo ha valido la pena. Tenemos un poco de todo y mucho mensaje social y político, para no perder la costumbre.

Elemotho es un compositor y cantante nacido en Namibia que tras cursar estudios de filosofía y psicología decidió que quería dedicarse a la música. Con el cambio de siglo este sueño se hizo realidad y muy pronto comenzó a triunfar en Europa, antes incluso que en su país. Todas sus letras tienen un fuerte contenido social y comprometido especialmente con su país y su continente de origen.

En la actualidad está trabajando en un nuevo álbum que bajo el título de Beautiful world saldrá a la venta en mayo de 2017. Pero antes, ha querido dejarnos probar un poco de lo que nos espera con un tema titulado Black Man que está marcado por una especie de mantra que el djembe rubrica y donde el espíritu de Fela Kuti está muy presente. El vídeo que lo acompaña tiene mucha fuerza y está cargado de imágenes muy provocativas de pobreza, violencia, dignidad, desigualdad económica y esquizofrenia espiritual para mostrar el imaginario del hombre negro en Namibia tras su independencia. Dice Elemotho que con esta canción quiere hablar de temas como verdad, libertad y dignidad.

Hacía tiempo que no escuchábamos nada nuevo de Marema, la artista senegalesa que ganó el Premio FRI en 2014. No es de extrañar que quisiera descansar un poco ya que el galardón le ha hecho girar por todo el mundo dando conciertos.

La joven, que se formó en la escuela de música del Centro cultural Douta Seck, de Dakar, fue descubierta, en 2012, por Mao Otayeck, que había sido el director de la orquesta de Alpha Blondy.

Ahora regresa con un nuevo tema, titulado Degueuleu, en el que pone de manifiesto la riqueza cultural de Senegal y su legendaria teranga (hospitalidad). La cantante nos recuerda que gracias a la tolerancia y la aceptación no hay nadie solo.

No podemos negar lo mucho que nos gusta Alsarah and the Nubatones. La artista sudanesa y su banda no dejan de sorprendernos. Su nuevo tema, 3roos Elneel, es magia pura y nos conecta directamente con la divinidad de las aguas (Mammy Wata en muchas culturas).

El vídeo que lo acompaña es muy novedoso y exprime la esencia de la historia detrás del tema: el sacrificio de la joven más hermosa para apaciguar a los dioses. Realidad y ficción rodeada de bellas imágenes con una pátina retro pop-psicodélico

Seguimos en Sudán gracias a otro artista, que al igual que Alsarah, también vive en los Estados Unidos, la anterior en Atlanta y él en Nueva York. Se trata de Sinkane (Ahmed Gallab) que regresa lleno de optimismo con un nuevo tema, U’Huh, con el que celebrar la amistad a pesar de que los tiempos en los que vivimos no sean fáciles.

La composición gira en torno a un dicho árabe: Kulu shi tamaam, que se podría traducir como “todo es maravilloso”. Como dice su estribillo: Kulu shi tamaam / Everything is fine / Al long as we try / We’re all gonna be alright.

El vídeo también ayuda a transmitir esa sensación de optimismo pero, ojo, contiene un mensaje subliminal con una clara intención política ya que en medio a las imágenes de alegría y celebración se insertan otras de las protestas sociales de Detroit y Newark en 1967.

Vamos a cerrar esta lista de sugerencias en Nigeria con la última producción de Mavin Records, que como siempre marca estilo y tendencia. Se trata de una colaboración de Iyanya con el director ejecutivo de la discográfica, Don Jazzy, y Dr Sid. El tema se titula Up to Something.

El vídeo sigue la estela de todos los de la casa: mucho lujo, muchos dólares, mucho coche de gama alta y mujeres fabulosas. Está contado como una historia, una pequeña telenovela, que atrapa en su ingenuidad.

Más información