_
_
_
_

Una modelo con síndrome de Down se consolida en Nueva York

Madeline Stuart se sube otra vez a la pasarela para la firma FTL Moda, conocida por promover la diversidad en la moda

Imágenes de la modelo Madeline Stuart en la Semana de la moda de Nueva York.Vídeo: ATLAS

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Madeline Stuart, de 18 años, se consolida este año como una modelo profesional en la semana de la moda de Nueva York. En 2015 se convirtió en la primera modelo con síndrome de Down en subirse a una gran pasarela. Ahora, desfila por segundo año consecutivo con la firma italiana FTL Moda, conocida por incentivar la diversidad en los desfiles. Su aparición se considera todo un triunfo "para una industria que es continuamente criticada por la falta de disparidad y por defender unos estándares de belleza estereotipados", según el diario The Telegraph.

La vuelta de Madeline a la pasarela es algo muy significativo para ella, que pensaba que su aparición en la Semana de la Moda neoyorquina del año pasado había sido solo un espejismo. “Creo que mi participación es un hito, espero que a través de la moda pueda cambiar la visión que tiene la sociedad de las personas con discapacidad", escribe en su cuenta de Instagram.

En cuanto a las ambiciones de Madeline, "le gustaría trabajar para marcas muy conocidas como Forever 21, Versace o Gucci", según cuenta su madre, Rosanne Stuart, a The Huffington Post. "Pero también queremos seguir trabajando para empresas pequeñas y emprendedores y compañías de caridad para que podamos seguir ayudando a la gente", explica Stuart.

Siempre quiso ser modelo, y la firma FTL Moda le dio la oportunidad de cumplir su sueño el año pasado. El papel del sello en cuanto a la integración de la diversidad en las pasarelas también se va afianzando poco a poco. En 2015, contrató a mujeres en sillas de ruedas, amputadas y personas con muletas. El casting se realizó en colaboración con Fondazione Vertical, una organización que investiga lesiones en la médula espinal.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_