Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Canas y tallas grandes en ‘Sports Illustrated’

La edición de baño de la revista se apunta a la tendencia de apostar por modelos distintas a su estética habitual

Una imagen de la campaña

Lo que surgió como un anzuelo para vender revistas en temporada baja deportiva ha terminado siendo uno de los acontecimientos con más repercusión en el mundo de la moda. Cada febrero, la revista Sports Illustrated publica su número de baño, lo que implica portada de modelo en bañador y páginas interiores dedicadas a mujeres despampanantes posando en paisajes exóticos. Esta portada ejerce de descubridor de tops y es una de las más codiciadas de la industria. Algunas de las modelos mejor pagadas, como Elle McPherson, Heidi Klum o la española Judit Mascó, se han beneficiado del considerable empujón profesional que supone aparecer en su primera página.

Without further ado, introducing Rookie No. 2 - @theashleygraham! 👙🔥 Click the link in our bio to find out all about Ashley! #SISwim

Una foto publicada por Sports Illustrated Swimsuit (@si_swimsuit) el

El número se compone exclusivamente de mujeres jóvenes, delgadas y con un físico que sigue el canon del momento. En sus 52 años de historia las premisas apenas han cambiado. Hasta 2007 ninguna mujer que no fuera modelo profesional había protagonizado la portada, y entonces el honor recayó en Beyoncé. No se puede decir que arriesgaran demasiado. Pero ahora parece que la revista ha caído en la cuenta de que es necesario cambiar para seguir siendo relevante, y en las páginas de su próximo número aparecen una modelo de talla grande y otra con 56 años.

Sports Illustrated ha elegido a la modelo Ashley Graham, con una talla 44, como una de las protagonistas de la edición de baño 2016. Se trata de la segunda maniquí que se sale del clásico 90-60-90 que aparece en la publicación, la primera fue Robyn Lawley, con una 40, fotografiada para el número del año pasado. Graham es activista para promover una imagen corporal positiva y apoya la campaña Plus is Equal en Estados Unidos, que busca una mayor representación en la moda de las mujeres con curvas, que constituyen el 67% de la población femenina estadounidense. Graham, de 28 años, desde su cuenta de Instagram (con un millón de seguidores) ha dado las gracias a todo el que “ha defendido las curvas” y pidió a sus seguidores que la apoyaran para ser elegida Rookie del año, término que en inglés hace alusión al nuevo miembro de un equipo y que se utiliza para referirse a las debutantes en cada edición.

Graham duplica su presencia en la revista gracias a una campaña de la marca de bañadores Swimsuits for all, especializada en tallas a partir de la 40. La publicidad también muestra a Nicola Griffin, de 56 años. Ataviada con un dos piezas dorado, esta modelo de pelo cano se convierte en la mujer de mayor edad que aparece retratada en bikini en la edición de baño.

En los últimos meses hemos visto cómo símbolos de la belleza estereotípica se han abierto a una visión más diversa. La muñeca Barbie ha abandonado un modelo de físico irreal, y el más reciente calendario Pirelli celebraba la mujer con personalidad y poder, independientemente de su edad y físico. Las fotografías de Annie Leivobitz del almanaque de 2016 retratan a productoras de cine, deportistas y artistas como Patti Smith, de 68 años, y Yoko Ono, de 82.

Más información