_
_
_
_

La esperanza de África

El fotógrafo francés Joan Bardeletti desmonta los estereotipos sobre el continente a través de cinco empresas

Virginia López Enano
Una joven ve por primera vez a su hijo.
Una joven ve por primera vez a su hijo.Joan Bardeletti

El fotoperiodista francés Joan Bardeletti ha recorrido cinco países del África subsahariana (Senegal, Madagascar, Benín, Nigeria y Mauritania) con el objetivo de desmontar los estereotipos sobre la economía y la sociedad de este continente. A través de cinco pequeñas empresas, de sectores totalmente diferentes, ha descubierto una realidad más amable y más optimista. Su trabajo Lo pequeño es poderoso se compone de una serie de fotografías de cada compañía, documentales y gráficos informativos con los que Bardeletti busca apoyar y promover un modelo empresarial africano, rico, dinámico y con perspectivas de futuro.

Un ejemplo es Senegal, donde la mortalidad materna es un serio probelma. En este país mueren 370 mujeres por cada 100.000 niños nacidos vivos (según datos de Unicef de 2010). Los hospitales públicos tienen dificultades para ofrecer servicios de calidad y los privados son prohibitivos para la población. Ante esta situación, la empresa NEST se ha convertido en la opción intermedia para mujeres y niños de clase media. Ofrece atención médica completa y de calidad a un precio accesible: una consulta ginecológica cuesta 24 euros, 14 menos que en una clínica privada, donde su precio es de 38 euros.

Joan Bardeletti

Este fotógrafo francés forma parte de la agencia Picturetank desde 2006. Recibió el World Press Photo en 2010 y un año más tarde el Getty Grant por un proyecto sobre la situación de los homosexuales en África.

En la otra punta del África subsahariana, IOT se dedica a la acuicultura industrial de pepinos de mar. Esta compañía, que tiene base en Madagascar, lucha contra la extinción de la fauna de las lagunas del país. Además, ofrece un ingreso adicional a los pueblos aislados de la zona que se dedican a la pesca.

Y también en la alimentación se centra la compañía Agrisatch, situada en Benín (al oeste de África), que produce huevos de calidad en grandes cantidades para estructurar la red avícola del país y facilitar a su población el acceso a las proteínas. Una labor vital si se tiene en cuenta que el 10% de la población de este país (que cuenta con más de 10 millones de habitantes) está desnutrida.

Muy distinta es la labor de Wecyclers, en Nigeria. Es una pequeña compañía que ofrece un servicio de reciclaje adaptado a las necesidades de los habitantes de Lagos, una ciudad portuaria con más de 11 millones de habitantes (según estimó la ONU en 2011), que gana 250.000 ciudadanos al año y genera 10.000 toneladas de residuos diariamente.

La quinta de las compañías que ha retratado Bardeletti en su proyecto es CDS, que en Mauritania facilita el acceso a la electricidad y el agua a poblaciones rurales. Los paneles solares permiten disponer de un frigorífico o encender una bombilla. En Mauritania, el 24% de sus cuatro millones de habitantes tiene acceso a la electricidad. Gracias a esta empresa, más de 1.000 familias pueden tener agua potable, en un país donde solo el 50% de los hogares goza de este privilegio.

elpaissemanal@elpais.es

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Virginia López Enano
Trabaja en el equipo de Redes de EL PAÍS. Ha pasado por varias secciones del periódico, como la delegación de Sevilla, Nacional o El País Semanal, donde ha escrito temas de música y cultura. Es Licenciada en Historia y Graduada en Periodismo por la Universidad de Navarra y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_