Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diga adiós a los piojos (sin una gota de vinagre)

El líquido agrio y astringente era el único remedio natural conocido contra los parásitos. Pero existen alternativas más agradables

Picor en el cuero cabelludo, liendres por doquier… no hay duda: los piojos han invadido la cabeza de su crío. Estos parásitos se enganchan en el cabello y encuentran en él un ambiente idóneo para nutrirse y procrear, provocando que la víctima no pueda parar de rascarse.

Aunque existen tratamientos y champús específicos para erradicarlos, este sencillo remedio casero también le será útil para acabar con ellos, así como para combatir la infección que causan tales insectos, médicamente conocida como pediculosis.

1. Consiga estos tres ingredientes: aceite de oliva y aceites esenciales de árbol de té y de lavanda. En el primero disolverá los esenciales, que, combinados, son efectivos para la eliminación de liendres y piojos, según varias investigaciones.

Diga adiós a los piojos (sin una gota de vinagre)

2. Para una loción de 100 gramos, mezcle 89 gramos de aceite de oliva, 10 gramos de aceite esencial de árbol de té y 1 gramo de aceite esencial de lavanda. Puede escalar las proporciones según requiera.

3. Aplique la loción por todo el cuero cabelludo y masajee durante 10 minutos. Pasado este tiempo, cubra su cabeza con un gorro de ducha de plástico o similar, y deje que la fórmula actúe durante 10 minutos más. Seguidamente, con la ayuda de un peine especial para piojos, arrastre los parásitos y sus huevos.

4. Para acabar, lave el pelo con su champú habitual. Es posible que le cueste retirar la mezcla, por lo que puede insistir en el enjuagado hasta que se vaya por completo. Utilice el producto una vez cada siete días, durante no más de tres semanas.

Advertencia: en algunas personas el aceite esencial de árbol de té puede ocasionar sensibilidad e irritación. La seguridad de estos aceites esenciales en menores de 12 años, mujeres embarazadas y en periodo de lactancia no ha sido establecida, por lo que la Agencia Europea de Medicamentos no recomienda su uso. No obstante, en estudios clínicos como el citado y este otro de los mismos investigadores de la Universidad de Queensland (Australia), el remedio se empleó con éxito en infantes entre 4 y 12 años. En cualquier caso, evite utilizar el mejunje si sufre alguna afección o herida en el cuero cabelludo. En caso de duda, consulte siempre a su médico.

* Ana Campillo es bióloga y autora del blog Organicus.

Envíenos su consulta sobre salud y bienestar.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información