España sumó 11.000 nuevos millonarios el año pasado

El 'Informe Mundial de la Riqueza 2020' de la consultora Capgemini sitúa al país en el puesto número 14º de la clasificación global

Un camarero atiende a un cliente en la terraza del Claris Hotel & Spa, el primer establecimiento de 5 estrellas Gran Lujo abierto en Barcelona tras el estado de alarma, el pasado 1 de julio.
Un camarero atiende a un cliente en la terraza del Claris Hotel & Spa, el primer establecimiento de 5 estrellas Gran Lujo abierto en Barcelona tras el estado de alarma, el pasado 1 de julio.Enric Fontcuberta / EFE

España acabó 2019 con 11.000 nuevos millonarios. Así lo muestra el Informe Mundial de la Riqueza, publicado este jueves por la consultora francesa Capgemini, que señala que España aumentó el año pasado en un 5% el número de sus grandes fortunas —las que se sitúan por encima del millón de dólares— con respecto a 2018. En cifras absolutas, el país contaba a cierre de 2019 con 235.000 millonarios, mientras que en 2018 se contabilizaban 224.000. La posición en la clasificación mundial no ha variado a pesar del incremento, por lo que España continúa en el puesto número 14º, uno por detrás de Corea del Sur y uno por delante de Rusia.

Los resultados de la encuesta en la que se basa el informe —que incluye a 71 países que representan más del 98% de la renta nacional bruta global y el 99% de la capitalización bursátil del mundo— se realizó entre enero y febrero de 2020, por lo que no se ve reflejado el impacto de la crisis generada por la covid-19. El año pasado, según el índice de Bloomberg, terminó en máximos históricos para las 500 personas más ricas del planeta, que aumentaron colectivamente su patrimonio un 25% hasta alcanzar los 5,9 billones de dólares.

Según el informe de Capgemini, en términos mundiales la población rica y el patrimonio de las grandes fortunas crecieron cerca del 9% en 2019. Y ello “pese a la desaceleración económica global, las guerras comerciales internacionales y las tensiones geopolíticas”, destaca. Las regiones de América del Norte y Europa presentaron, respectivamente, cerca del 11% y del 9% del crecimiento de sus grandes fortunas, y superaron a Asia Pacífico (con un aumento del 8%) por primera vez desde 2012. Pero todo ese camino recorrido el año pasado se verá afectado por la epidemia si, como señalan las previsiones del Fondo Monetario Internacional, la economía mundial retrocede un 4,9% en 2020.

El informe recuerda que la Federación Mundial de Bolsas ha señalado que la pandemia del coronavirus hizo desaparecer más de 18 billones de dólares de los mercados mundiales durante los meses de febrero y marzo de 2020, antes de una ligera recuperación en abril. Con base en esos datos, se estima una caída de entre el 6% y el 8% de la riqueza mundial solo desde diciembre de 2019 hasta el pasado abril.

Anirban Bose, director ejecutivo del área de Servicios Financieros de Capgemini, asegura que el actual contexto es de una “extraordinaria incertidumbre” y que los gestores y las firmas de gestión de patrimonios “navegan en aguas desconocidas”. “Esta época impredecible puede también brindar a las firmas la oportunidad de replantearse y reinventar su negocio y su modelo operativo para ser más ágiles y más resilientes”, añade.

La apuesta por la sostenibilidad

El informe presentado este jueves constata cambios en las prioridades de los inversores, que se decantan cada vez más por valores relacionados con la sostenibilidad tanto según criterios medioambientales como sociales. Un 27% de las grandes fortunas del planeta expresaron interés en productos de inversión sostenible en la encuesta realizada. Y ese porcentaje se elevó al 40% entre los ultrarricos, aquellos que poseen una riqueza superior a los 30 millones de dólares. Según el informe, las grandes fortunas tienen planeado destinar el 41% de su cartera a productos de inversión sostenible hasta finales de 2020 y el 46% hasta finales de 2021. Las firmas de gestión de patrimonios, atentas a esa tendencia, están preparadas para hacer frente a la demanda: un 80% de estas compañías ya ofrece productos de inversión sostenible.

Los fondos centrados en inversiones socialmente responsables han sido un oasis en la actividad de los mercados en 2020. El informe señala que este tipo de inversiones también están motivadas por su valor financiero: los productos sostenibles ofrecen rendimientos más altos con riesgos más bajos. Aunque también es una prueba de la preocupación por el impacto social y medioambiental. Un 26% de las grandes fortunas aseguró en la encuesta que les mueve “el deseo de devolver directamente a la sociedad lo que esta da”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50