la crisis del coronavirus

Iglesias insiste en un impuesto a las grandes fortunas para sufragar la reconstrucción

Espinosa de los Monteros deja la comisión de la covid-19 del Congreso tras reafirmarse el líder de Podemos en que a Vox le gustaría un golpe de Estado en España pero no se atreve

Pablo Iglesias, este jueves, en el Congreso de los Diputados. En vídeo, declaraciones de Iglesias sobre la creación de un impuesto a las grandes fortunas. POOL EFE | EP

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha comparecido este jueves en la Comisión para la Reconstrucción Económica y Social del país tras la covid-19 y ha insistido en proponer, como líder de Unidas Podemos, una tasa de reconstrucción o impuesto para las grandes fortunas “para que los que más tienen puedan arrimar el hombro y disponer de mecanismos para expresar su solidaridad con su patria aportando recursos para reconstruir los servicios públicos y los derechos de todos”. Sin ese impuesto ―que Iglesias ha presentado como una idea para que su partido la debata y no como una propuesta del Gobierno de coalición― el líder de Podemos ve inviable la reconstrucción de los recortados servicios sanitarios y sociales. El debate, que se ha desarrollado en todo momento de forma tranquila y sosegada, ha acabado con la salida de la sala del portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, que se ha sentido agraviado cuando Iglesias se reafirmó en que a su formación le gustaría dar un golpe de Estado en España, “pero no se atreven”.

Pablo Iglesias construyó durante 20 minutos un discurso con sus principales conclusiones sobre las lecciones que se deben haber aprendido tras la crisis desatada por la pandemia del coronavirus en España y que él, en varias ocasiones, identificó como de amplio consenso en toda la sociedad. Fue ahí cuando el líder de Unidas Podemos, pese a manifestar de entrada que no quería centrarse en diferencias ideológicas, echó en cara a los pasados gobiernos del PP, en diferentes etapas, los más de 7.000 millones en recortes sanitarios y los más de 5.000 en recortes sociales aplicados en políticas de dependencia. Para Iglesias, el primer objetivo ahora es reconstruir esos sistemas en el ámbito público, con más inversión.

En este contexto, el vicepresidente segundo del Gobierno de coalición planteó la necesidad urgente de reconstruir la justicia fiscal como una cuestión de “patriotismo”. Iglesias relató a continuación el escenario de una España que recaudó en 2019 un 7,4% del PIB menos que la media de la zona euro en materia fiscal y cuando defendió que el país ahora debería acercarse más a la media europea y de los países nórdicos líderes en política tributaria.“En España siempre ha sido habitual que miremos hacia los países nórdicos como un modelo de referencia en cuanto a desarrollo democrático y bienestar social. Lo cierto es que son países con niveles de recaudación fiscal bastante superiores a los de nuestro país. Por lo tanto, si queremos pasar de las palabras a los hechos y tomar de verdad como referencia los modelos de protección social de estos países, si queremos parecernos un poquito más a los países nórdicos, tenemos que empezar por acercarnos al menos a la media europea en lo que se refiere a justicia fiscal”, argumentó Iglesias.

El dirigente de Podemos agregó que en el actual contexto, tras las deficiencias constatadas por el impacto de la pandemia, sería bueno concitar un amplio consenso en España y en Europa que sostenga la necesidad de un “instrumento como una tasa de reconstrucción, un impuesto a las grandes fortunas, para que los que más tienen puedan arrimar el hombro y disponer de mecanismos para expresar su solidaridad con su patria aportando recursos para reconstruir los servicios públicos y los derechos de todos”.

Iglesias matizó rápidamente que esa idea no era un plan compartido ya por todo el Gobierno de coalición con el PSOE y hasta asumió que no le debía corresponder a él detallar los aspectos concretos de esa propuesta, pero sí la lanzó en el seno de la comisión para sondear la posición de los demás partidos. Concluyó, con bastante énfasis, que sin esa nueva tasa y sin otro sistema fiscal más progresivo, no será posible la reconstrucción de los sistemas públicos sanitarios y de bienestar social.

La visita de Iglesias a este foro, que ha vivido unas inesperadas sesiones donde ha reinado la cordialidad, tuvo lugar justo un día después de su trifulca parlamentaria con la portavoz de los populares, Cayetana Álvarez de Toledo en la sesión de control. “Usted es el hijo de un terrorista. Pertenece a la aristocracia del crimen político”, le dijo la diputada del Partido Popular, en el momento más álgido. El protagonismo de Álvarez de Toledo eclipsó la estrategia del PP, centrada en atacar al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, por el cese de Diego Pérez de los Cobos como jefe de la comandancia de la Guardia Civil en Madrid. En la sesión, antes de empezar sus intervenciones, varios portavoces de otros partidos mostraron su solidaridad con Iglesias frente al espectáculo “lamentable” que se observó el miércoles en el Congreso con las alusiones a su padre de Álvarez de Toledo. El portavoz del PP en esa sesión, Mario Garcés, ni mencionó el tema.

La defensa de ese impuesto a las rentas más altas de Iglesias concitó diversos apoyos pero también algunos desmarques. El portavoz del Partido Regionalista de Cantabria, José María Mazón, avanzó que no saldrá adelante y apostó por regular mejor y de manera más coordinada entre las autonomías el actual de patrimonio. La portavoz de Bildu sí lo refrendó, como hizo el de Compromís o el del BNG. A Vox y al PP le parecieron soluciones ideológicas propias de Podemos y aprovecharon para reprochar a Iglesias su actuación durante la crisis, especialmente en el ámbito de las residencias de mayores.

El portavoz del PP, Mario Garcés, le formuló ocho preguntas programáticas sobre las ideas de Iglesias con relación a la Constitución, la reforma laboral, la estabilidad presupuestaria, la asimetría autonómica, la UE o los pactos con Bildu para buscar contradicciones con otros miembros del Gobierno u otros socios de investidura. Iglesias no entró a ninguno de esos trapos.

Ya cuando acababa la sesión, Iglesias quiso acabar con una alusión genérica contra Vox al acusarles de que en ocasiones “parece como si quisieran que en España se vaya a dar un golpe de Estado”. Esa provocación caló en el portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, que exigió una rectificación. El presidente de la comisión, el socialista Patxi López, enmarcó las declaraciones de Iglesias dentro de la libertad de expresión y dio la opción al vicepresidente de retirar su mención, algo que no hizo, sino que reformuló. “A ustedes les gustaría dar un golpe de Estado pero no se atreven”, ha afirmado. Espinosa de los Monteros se levantó, cogió su maletín y dejó la sala Lluch del Congreso levantando la voz: “Esto es un espectáculo lamentable, propio de un marxista comunista, y yo no lo voy a tolerar”. A Iglesias se les escuchó decir entonces: “Cierre al salir, señoría”.

El presidente de la comisión de reconstrucción, Patxi López, ha pedido disculpas por este enfrentamiento y ha pedido a los miembros de esta comisión “a trabajar por dar soluciones a los problemas de los españoles y no seguir en el enfrentamiento”.


Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La desescalada por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Más información

Lo más visto en...

Top 50