Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Autoridad Fiscal alerta de que Madrid, Córdoba y Las Palmas han disparado el gasto

El fuerte tirón de los ingresos mejora las cifras de déficit de las Administraciones Públicas, pero la deuda pública es una de las que menos se recorta de toda Europa

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) aprecia que los Ayuntamientos de Madrid, Córdoba y Las Palmas de Gran Canaria, así como el Cabildo insular de Tenerife, han subido el gasto por encima del 10%, muy por encima de la regla de gasto y de lo que crece la economía. Ante esto, la institución que vela por las cuentas públicas pide que se tomen medidas preventivas para ajustar sus presupuestos. Es decir, las entidades locales afectadas deberían presentar un plan que corrija el desequilibrio con iniciativas para subir los ingresos o bajar los gastos. Si Hacienda estima que son insuficientes, podría solicitar más ajustes.

deuda publica
José Luis Escribá, presidente de la Airef, en un curso de economía en Santander.

El organismo que preside José Luis Escrivá defiende que se activen los controles para varios municipios con problemas de sostenibilidad financiera y que además elevan sus desembolsos más allá del 8%: Almonte, Jaén, Jerez de la Frontera, Parla y Navalcarnero.

También insta a los Ayuntamientos de Barcelona y Sevilla a que agilicen los planes para equilibrar sus cuentas tras incumplir la regla de gasto en 2018. Esta se fija por la ley de estabilidad y supone un límite a los desembolsos que se fija en función del crecimiento a medio plazo de la economía española. Es decir, habrían gastado por encima de lo que es esperable que a medio plazo crezcan sus ingresos.

Aunque con una desviación menor, recomienda que se aplique al consistorio de Valencia medidas preventivas por saltarse la regla de gasto.

La Autoridad Fiscal alerta de que Madrid, Córdoba y Las Palmas han disparado el gasto

Respecto a las cuentas del conjunto de las Administraciones Públicas, la Autoridad Fiscal prevé que en 2019 el déficit acabe en el entorno del 2% del PIB, la misma cifra remitida por el Gobierno en el Plan de Estabilidad a Bruselas pero lejos del objetivo comprometido con la UE del 1,3%, una meta que el Ejecutivo de Sánchez y la propia Autoridad Fiscal consideran poco realista.

Los ingresos por IRPF y cotizaciones van mucho mejor de lo esperado, y eso ha permitido que la institución mejore su previsión de cierre de déficit para este año desde el 2,5% del PIB al 2%. En consecuencia, el Gobierno será capaz de cumplir con lo enviado a Bruselas, reduciendo este año el desfase presupuestario en cinco décimas, desde el 2,5% con el que se cerró 2018.

La Autoridad Fiscal alerta de que Madrid, Córdoba y Las Palmas han disparado el gasto

Sin embargo, la composición por administraciones ha cambiado. Hacienda no compensará a las comunidades autónomas por la pérdida de recaudación que supuso la instalación del nuevo sistema de suministro de información inmediata del IVA entre las grandes empresas, el llamado SII. Al ponerse en marcha en 2017, se dejó un mes sin recaudar en el año, y eso provoca que en la liquidación de 2017 que reciben las comunidades dos años más tarde haya un mes menos de IVA. Lo cual hará que en 2019 los ingresos de las autonomías sean menores de lo que se preveía inicialmente.

Además, los Gobiernos autonómicos obtendrán menos recursos por sus impuestos propios y de los fondos europeos. Y han subido más el gasto corriente y en personal. Así que su déficit cerrará el ejercicio en el -0,5%, bastante por encima del -0,1% previsto en las proyecciones del Gobierno. Será muy improbable el cumplimiento en Valencia, Murcia, Cantabria, Cataluña, Aragón, Castilla-La Mancha y Extremadura. Debido al elevado crecimiento del gasto, la Airef insta a Hacienda a que tome medidas respecto a Canarias, Madrid y Navarra.

Al no compensar a las comunidades por el SII, la Administración central mejorará sus cifras. También por unos mayores ingresos de IRPF —que se disparan un 7,3% en lugar del 3,4% pronosticado anteriormente—, y por unos pagos de intereses más bajos. De este modo, según las previsiones de la Airef, terminará el año en el -0,6%, por debajo del -1% recogido en los cálculos del Gobierno. Aun así, la Autoridad pide a la Administración central que sea exigente con su ejecución presupuestaria para poder compensar desviaciones de comunidades o ayuntamientos. De acuerdo con las estimaciones de la Airef, los municipios recortarán ligeramente su superávit hasta el 0,4% del PIB, frente al 0,5% registrado en 2018.

En cuanto a las pensiones, el gasto está aumentando más de lo que estimaba la Autoridad Fiscal: de una tasa de crecimiento del 5,7% se ha pasado al 5,9%. Pero las cotizaciones también están creciendo con más fuerza gracias al comportamiento del empleo y de las bases de cotización: de una previsión de incremento del 7,1% se ha saltado al 7,5%. De ahí que el déficit de la Seguridad Social mejore desde el 1,4% de cierre de 2018 hasta el 1,3% a finales de 2019, según cálculos de la Airef.

La deuda pública baja poco

La Autoridad Fiscal da un toque de atención al Gobierno sobre la evolución de la deuda pública. Teniendo en cuenta todo lo que ha subido y cuál ha sido el crecimiento de la economía, España es uno de los países de Europa que menos ha rebajado la ratio de endeudamiento público en relación al PIB. Y por tanto es uno de los que presenta unos mayores problemas de sostenibilidad. De hecho, según la Airef, el endeudamiento público sobre PIB solo bajará en 2019 desde el 97,1% marcado al cierre de 2018 hasta el 96,1% al término de 2019, tres décimas más que la meta fijada por el Ejecutivo.

Y luego están los gastos y pérdidas de las Administraciones que solo se darán este año. Según la Airef, estos alcanzarán los 5.455 millones. Entre otros, se cifran 500 millones que pagará el Estado por los créditos fiscales generados por pérdidas de los bancos; 1.793 millones en compensaciones a los bancos por absorber entidades rescatadas (las llamadas EPAs); 702 millones por una sentencia a favor de Telefónica sobre el impuesto de sociedades, o 741 millones de la devolución del IRPF por la baja de maternidad.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >