Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ganaderos quieren reducir el tiempo de cría y hacer jamones más pequeños

Agricultura lo rechaza porque apuesta por mantener la calidad y claridad del producto durante el engorde de los animales

En 2018 se criaron unos 3,75 millones de cerdos ibéricos
En 2018 se criaron unos 3,75 millones de cerdos ibéricos

El Ministerio de Agricultura no modificará la normativa vigente sobre el sector del jamón ibérico, fundamentalmente en materia de cría, en contra de las peticiones planteadas por la organización interprofesional ASICI, formada por productores e industriales. Desde el ministerio se entiende que el objetivo de la disposición en vigor es lograr la mayor calidad del producto y claridad, desde la cría y engorde de los animales hasta la comercialización.

En cambio, desde la organización interprofesional se reclaman rebajas de dos meses en el periodo de engorde para el sacrificio de los animales. Anprogapor, que aglutina a la mayor parte de los ganaderos de cerdos blancos y a casi todos los productores de ibéricos de cebo, cree que la mejora genética y a la alimentación hacen posible lograr el peso exigido para un animal de cebo en ocho meses, mientras alargar su engorde hasta los diez meses supone hacer jamones y paletas más pesadas que no desean los consumidores.

En materia de alimentación, los productores plantean la posibilidad de que, solo en circunstancias excepcionales, los animales de dehesa puedan alimentarse con cereal, siempre que cumplan como mínimo los 60 días con la bellota como base.

Otro aspecto que el ministerio va a mantener es la existencia de etiquetas de colores para que el consumidor diferencie la calidad: blancas para animal ibérico de cebo criado en granjas; verdes para animal de campo criado en libertad con cereales y hierbas; rojas para animal de bellota criado en la dehesa que no sea de raza 100% ibérica y negras para un animal de bellota 100% de tronco racial ibérico.

Evitar que el ibérico se críe en cualquier país

El nuevo presidente de la interprofesional, el extremeño Antonio Prieto de UPA, señala el compromiso del sector por la calidad y la transparencia desde el origen a los procesos de industrialización para que los consumidores bien informados sepan lo que están adquiriendo.

En defensa de los intereses globales del sector, Prieto insiste en la necesidad de que Agricultura ponga en marcha el proceso para solicitar en Bruselas la Indicación Geográfica Protegida, IGP, para el ibérico, y con ello evitar que el producto con esa calificación se pueda elaborar en cualquier país simplemente con que un ganadero disponga de animales con al menos un 50% de tronco racial ibérico, como ya sucede con varias empresas en Estados Unidos.

La posibilidad de que ese tipo de empresas en otros países pueda restar mercados a las industrias ubicadas en España es algo que preocupa al presidente del sector interprofesional. También creen que esa puede haber sido una de las razones por las que la empresa castellano manchega Incarlopsa, proveedora de Mercadona, haya pasado en los últimos meses de estar en el punto de mira de inversores chinos, a adquirir más del 60% de la firma estadounidense Acornseekers, una de las firmas embarcadas en la producción de ibérico en ese país.

Para Antonio Prieto, la Administración no debe exigir unanimidad en todo el sector para pedir ser Indicación Geográfica Protegida ya que se trata de una amenaza que puede afectar muy negativamente al conjunto del ibérico español. Entiende que se trata de una decisión que deben adoptar los políticos mirando por los intereses globales, por encima de las diferentes posiciones de los grupos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información