Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda vigilará las ‘fintechs’ y el comercio electrónico para que no se conviertan en coladeros de fraude

El ministerio publica su plan anual de control tributario para el 2019 y pone el foco en el fraude transfronterizo y las nuevas tecnologías

Pago con un iPhone 7.
Pago con un iPhone 7. REUTERS

El Ministerio de Hacienda ha hecho públicas hoy las líneas maestras de su Plan Anual de Control Tributario y Aduanero de 2019. La mayoría se basan en continuar con muchas de las líneas que emprendieron en 2018, para agilizar la posibilidad de hacer todos los trámites por Internet y para poner controles que erradiquen "aquellos comportamientos insolidarios y más graves de algunos obligados tributarios para con el conjunto del sistema". El departamento que dirige María Jesús Montero insiste también en la necesidad de ir adaptando la Agencia Tributaria a la nueva realidad. Y con este objetivo, pone bajo la lupa tres sector: las llamadas fintech, es decir, los nuevos sistemas bancarios o financieros por Internet o móvil; el comercio electrónico y las plataformas intermediarias asociadas; y las criptovisas.

Según el texto publicado este jueves en el BOE, entre las novedades incorporadas  "se realizará un estudio inicial de las tecnologías fintech para evitar que su despliegue altere el grado de conocimiento que la Agencia Tributaria mantiene sobre la actividad económica, al tiempo que se analizan sus posibilidades para mejorar el servicio a los contribuyentes". Las fintech son firmas tecnológicas financieras. las más desarrolladas tradicionalmente funcionan por el móvil y están centradas en las transferencias. La banca tradicional es uno de los sectores más regulados del mundo y las fintech han quedado fuera de este perímetro, con lo que la Agencia Tributaria quiere poner el foco sobre sus límites.

El comercio electrónico será otro de los caballos de batalla del año. No se centran tanto en su actividad propiamente dicha, sino en los operadores nuevos que surgen y los nuevos modelos de intermediación, muchas veces situados en el extranjero pero con operaciones en España.

Controles sobre el comercio electrónico

"Se continuarán realizando actuaciones sobre los nuevos modelos de distribución. El constante crecimiento del comercio electrónico impulsa el crecimiento de empresas que sustituyen al vendedor tradicional en el almacenamiento y entrega de los productos. En los últimos años han venido surgiendo nuevas actividades como la triangulación de envíos, en la que las ventas realizadas por una empresa son entregadas por otras, y tiendas de tiendas instaladas en páginas web", explica Hacienda en el plan. "En ocasiones este tipo de negocios están establecidos en España y en otras ocasiones en otros países de la Unión Europea. Es preciso garantizar que su tributación es la adecuada y que su actividad no distorsiona los precios en perjuicio del comerciante establecido en España, por lo que se continuará analizando este mercado, definiendo sus riesgos y controlando su actividad", avisa.

También hace referencia a la necesidad de controlar "los nuevos medios de pago para avanzar en su control y se propondrán medidas para establecer las mismas obligaciones a todos los intermediarios en los mercados financieros".

No solo van a tener bajo el foco a los vendedores por Internet, sino también en la gestión de los envíos y en su paso por las aduanas, para evitar que los envíos desde el exterior se conviertan en coladeros. "Las actividades logísticas ligadas con el comercio electrónico, también serán objeto de atención, no solo por su propia tributación, sino especialmente por servir de catalizadores de la actividad de otros operadores nacionales y extranjeros que, valiéndose de estas plataformas virtuales de mercado, consiguen una importante penetración comercial, no siempre acompañada de la correcta tributación directa e indirecta", recuerda.

El IVA de las compras en el extranjero

Asia se ha convertido en un supermercado global gracias a Internet. Y la agencia tributaria, en lo que respecta al IVA, va a tener también aquí uno de sus principales objetivos. "Comprobación e investigación combinadas de las importaciones de productos de consumo, textiles y otros con origen asiático. Para ello, se coordinarán las acciones de inspección con otras de tipo preventivo y de inducción al cumplimiento. Se trata, con ello, de limitar el fraude originado por importaciones infravaloradas seguidas de ventas en economía sumergida de multitud de productos de consumo", explican.

Por último, también las criptomonedas como el bitcoin, sobre la que el fisco ya realizó investigaciones en 2018, seguirá en el centro de las pesquisas. Entre otras cosas, van a trabajar con todos los datos que recopilaron en 2018 sobre la compraventa de monedas como el bitcoin.  Además, realizarán "actuaciones de control con el objeto de garantizar la adecuada tributación derivada de la titularidad y transmisión de las monedas virtuales, así como del origen de los fondos utilizados en la adquisición de las mismas". Instituciones internacionales como el FMI han advertido que es necesario mantener la vigilancia sobre las criptomonedas para evitar que acaben siendo instrumentos usados para el blanqueo e incluso en operaciones de narcotráfico.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >