Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Agbar también traslada su sede social a Madrid

La empresa tecnológica Lleida.net, que cotiza en el MAB, se suma a la fuga de empresas

Sede central de Agbar en Barcelona. Atlas-Quality

El Consejo de Administración de la Sociedad General de Aguas de Barcelona (Agbar), matriz de Aguas de Barcelona, decidió este sábado seguir la estela de otras grandes corporaciones catalanas que han acordado mover su sede fuera de Cataluña. El consejo aprobó trasladar “de forma temporal” a Madrid la sede del grupo. Según explicó la compañía, la decisión obedece a la necesidad de “preservar la seguridad jurídica de los inversionistas” de la corporación y no afectará al funcionamiento de los operadores del suministro de agua.

Agbar está controlada en un 100% por la filial española de la multinacional francesa Suez Environment, que ya trasladó a finales de 2015 su domicilio social de Barcelona a Madrid. Lo hizo en pleno debate soberanista, si bien la empresa subrayó entonces que ese cambio de sede obedecía estrictamente a cuestiones “administrativas y organizativas”.

El consejo de Agbar, presidido por Ángel Simón, se reunió en Barcelona de forma extraordinaria. Y, ante la posibilidad de que la semana que viene el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, lleve al Parlamento catalán una declaración unilateral de independencia, el grupo aprobó trasladar “de forma temporal” su domicilio fiscal a Madrid.

En concreto, se irá la sede social del conglomerado de las filiales de Suez en Cataluña, como Aigües de Barcelona —que justo este año cumple 150 años—, Sorea o Cassa. Aun así, cada una ellas de forma independiente, según la compañía, mantendrá su domicilio social actual. De ese conglomerado también cuelga Aguas Andinas, que opera en Chile. En un comunicado, el grupo recalcó que la decisión “no supone, en ningún caso, afectación alguna al servicio que las diferentes operadoras prestan en todo el territorio catalán”.

Tras esta decisión, Cataluña pierde, al menos de forma temporal, otro de sus buque insignia empresariales en apenas tres días. La empresa, cuyos orígenes se remontan a 1867 con la fundación de la Compagnie des Eaux de Barcelone en Lieja (Bélgica), había sido la propietaria de la emblemática Torre Glòries, diseñada por el arquitecto francés Jean Nouvel y todavía conocida por los barceloneses con el nombre de Torre Agbar. Tras el traslado de la empresa a la Zona Franca, el inmueble fue vendido a Merlin Properties y hoy es candidato a albergar la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

Marcha de Lleida.net

El Consejo de Administración de Lleida.net, compañía especializada en certificación y notificación electrónica que cotiza en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), también se reunió este sábado en sesión extraordinaria y ha aprobado por unanimidad el traslado de su domicilio social, que actualmente se encuentra en Lleida, a sus oficinas de Madrid.

Según la compañía, la decisión se adoptó para "reducir los riesgos ajenos al normal funcionamiento de la compañía, tales como la posible pérdida del estatus de operador europeo, de las numeraciones, de las certificaciones europeas obtenidas o en proceso de obtención, así como los cambios en las condiciones de los acuerdos de interconexión obtenidas al amparo de dicho estatus". La empresa, que opera desde 16 países y da servicio a más de 1.500 empresas, aseguró que el traslado del domicilio social no supone "movimiento de empleados".

La escalada de tensión por el desafío secesionista y la eventual declaración de Puigdemont en los próximos días está impulsando el traslado de empresas fuera de Cataluña. Banco Sabadell, CaixaBank, Oryzon, Gas Natural o Service Point solo son la cara más visible de un gran número de sociedades que ha cambiado su domicilio social fuera de Cataluña de forma silenciosa y que se irá haciendo público en las próximas semanas, a medida que vayan inscribiendo ese traslado en el Registro Mercantil. Otras compañías como Freixenet, Codorniu, Renta Corporación o Catalana Occidente han asegurado que están estudiando seguir ese mismo camino para proteger los intereses de sus clientes y accionistas.

Más información