Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gas Natural aprueba trasladar su sede de Barcelona a Madrid

Service Point, Dogi, Mediolanum y Arquia Banca, entre otras, han movido sus sedes. El presidente de Freixenet lo propondrá si hay independencia unilateral

La sede de Gas Natural en Barcelona. Atlas-Quality

Gas Natural Fenosa aprobó la tarde de este viernes cambiar su sede social desde Barcelona a Madrid, “ante la situación política y social que está viviendo las últimas semanas Cataluña” y “debido a la inseguridad jurídica que ello genera”, según informó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la compañía, que matizó que ese traslado será efectivo “en tanto se mantenga esta situación”. La multinacional energética trata de esta forma de aportar tranquilidad ante la hipótesis de que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, lleve al Parlamento catalán una declaración unilateral de independencia en “cuestión de días”, como él mismo anunció a la BBC. 

La energética, participada por Criteria (propiedad de La Caixa), aprobó el traslado la misma tarde que CaixaBank decidió irse a Valencia. La decisión fue adoptada sin voces discrepantes en el Consejo de Administración, cuyos miembros coincidieron en el riesgo de que la situación de inestabilidad provocara una huida de capital dado el alto nivel de inversores internacionales que hay en su accionariado. Además, la posibilidad de que la situación en Cataluña se complique está inquietando a las agencias de rating, por lo que se prefirió despejar ese riesgo. La decisión no fue fácil. Con 174 años de historia, Gas Natural es una de las empresas más emblemáticas de Barcelona.

La empresa no tuvo que aprovechar el decreto de medidas urgentes que el Gobierno aprobó para cambiar su domicilio social solo con el acuerdo del consejo (un sistema casi inmediato), sin pasar por la junta de accionistas (que puede llevar un mes). En este caso, los estatutos permitían el traslado del domicilio social solo con el visto bueno del consejo. El órgano de administración de la gasista valoró hacer el traslado a Madrid o a Galicia. Pero antes de su fusión con Gas Natural, Unión Fenosa tenía su sede en Madrid. Y eso pesó para decantarse por esta ciudad, donde dispone de dos grandes complejos, uno en la Avenida de San Luis —antigua sede de Fenosa— y otro en la Avenida de América. La decisión, según la eléctrica, no afecta a las “sociedades del grupo que prestan sus servicios exclusivamente en Cataluña”.

El reguero de empresas y bancos que mueven su sede o, al menos, estudian hacerlo si se produce una declaración de independencia continúa. Ayer fue Banco Sabadell quien aprobó el traslado a Alicante. CaixaBank lo aprobará previsiblemente esta tarde. Y la junta de accionistas de Banco Mediolanum, filial de una entidad italiana, ha decidido hoy el traslado de su domicilio social de Barcelona a Valencia por la situación política en Cataluña, según ha confirmado en un comunicado. La entidad ha adoptado esta decisión "como medida para garantizar los intereses de sus clientes, mantener la máxima normalidad y asegurar un marco estable para el desarrollo de su actividad, siempre en el ámbito de supervisión del Banco Central Europeo (BCE)", ha dicho.

También la cooperativa de crédito Arquia Banca —la antigua Caja de Arquitectos— ha acordado trasladar su sede social de Barcelona a Madrid debido al escenario político en Cataluña y la posibilidad de que el Parlament apruebe la declaración unilateral. En Madrid cuenta ya con la dirección general de Finanzas del grupo y la dirección de Banca Privada.

El consejo de administración de la operadora de telecomunicaciones Eurona decidió ayer jueves trasladar su sede social de Barcelona a Rivas-Vaciamadrid (Madrid), según informó la compañía al Mercado Alternativo Bursátil (MAB), donde cotiza. La empresa, que tiene una capitalización bursátil de 58 millones de euros, sigue los pasos de la biotecnológica Oryzon, que anunció el cambio de su domicilio social de Cornellà de Llobregat (Barcelona) a Madrid la noche del martes, con el objetivo de "optimizar sus operaciones y la relación con sus inversores". Sus acciones se revalorizaron más del 12% y volvieron a subir el jueves.

La textil Dogi International comunicó, la noche de este jueves a última hora a la CNMV, que su consejo de administración, reunido de forma extraordinaria, había acordado iniciar los trámites para mudarse a Madrid. La firma, fundada en 1954 por la familia Domènech, busca “optimizar sus operaciones y la relación con sus inversores”. Hoy también han anunciado su traslado a Madrid Service Point Solutions y Ballenoil. La empresa de reprografía ha reunido a su Consejo de Administración para aprobar su marcha “en el marco de la situación política en Cataluña”. La compañía, según ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), alega la decisión que pueda tomar tiene como objetivo defender “los intereses de la compañía, sus accionistas, clientes, proveedores y empleados”. En el caso de Ballenoil, el grupo de estaciones de servicio ha cambiado su domicilio social a Alcobendas (Madrid) dentro de la estrategia de crecimiento del grupo y "del contexto político que vive Cataluña".

El presidente de Freixenet lo propondrá

El presidente de la Cámara de Comercio de España y de Freixenet, José Luis Bonet, ha afirmado esta mañana que propondrá al consejo de administración de la compañía el cambio de sede social fuera de Cataluña en el caso de declararse. "No depende de mí, depende del consejo, pero desde luego yo lo propondré", ha afirmado Bonet en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press. El agravamiento de la crisis catalana y la posibilidad de que el Parlament declare el lunes la independencia de forma unilateral está coincidiendo con una fuga de empresas de Cataluña. 

"Vamos a esperar, hasta ahora creía que la independencia no se haría, pero empiezo a pensar que me he equivocado y si esto es así tendremos que actuar como muchos", ha afirmado Bonet. De esta forma, la compañía, con sede en Sant Sadurni d'Anoia (Barcelona) y cuya andadura comenzó en 1861, seguiría los pasos de otras empresas catalanas que han decidido abandonar Cataluña tras el desafío independentista. "Si realmente vamos a una declaración unilateral de independencia, habrá una salida importante de empresas de Cataluña, lo que causará una daño gravísimo a Cataluña", ha afirmado Bonet, quien ha advertido de que "una independencia no es ninguna broma" y de que si se declarase se produciría una "verdadera catástrofe". "Realmente es un despropósito", ha señalado.

Por otro lado, Bonet, que ha afirmado ser cliente del Sabadell, ha aplaudido el "sentido común" que ha tenido la entidad financiera al tomar la decisión de trasladar su sede social a Alicante. "Una salida de la Unión Europea llevaría a una situación muy difícil a los depositantes, a los clientes y a los accionistas", ha afirmado. "La gente empieza a tener miedo y eso es un mal asunto", ha afirmado al ser preguntado si cree que ha habido retirada de depósitos de los bancos catalanes. "Creo que los políticos tendrían que reflexionar, que no miren su propio ombligo, sino que miren a los ciudadanos, que al final están a su servicio, no al revés", ha afirmado. Otras compañías que también están estudiando el traslado son Codorniu y Renta Corporación.

Más información