Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CHINA

Una recuperación con incertidumbres

Pekín espera que la inversión estatal y el consumo apuntalen el crecimiento

Trabajador en una fábrica de zapatos de Jinjiang.
Trabajador en una fábrica de zapatos de Jinjiang. Afp

Recuperación con incertidumbres. Este es el paisaje que presenta la economía china en 2013, según los últimos datos económicos facilitados por el Gobierno y las previsiones de analistas y expertos. El comercio total de China creció un 6,2% en 2012 —las importaciones subieron un 4,3%, hasta 1,82 billones de dólares, mientras las exportaciones lo hicieron un 7,9%, hasta 2,05 billones de dólares—, según anunció el jueves pasado el departamento de aduanas. El alza del conjunto del comercio es inferior al 10% que se había fijado como objetivo Pekín para 2012, debido a que el país asiático se ha visto castigado por la debilidad de la demanda global y la cifra de las importaciones se ha visto afectada por la caída de los precios de las materias primas.

Sin embargo, algunos indicadores muestran que la economía china se está recuperando. En diciembre, las exportaciones rebotaron con fuerza —un 14,1% interanual— y alcanzaron el valor más alto en los últimos siete meses. Ese mismo mes, la actividad manufacturera aumentó por tercer mes consecutivo. El denominado purchasing managers’ index (PMI) fue de 50,6, igual que en noviembre, según la Oficina Nacional de Estadísticas. El PMI es considerado un buen indicador de la salud de la economía. Un valor por encima de 50 indica expansión, mientras que uno inferior denota contracción.

El dato de diciembre de la actividad manufacturera se mantuvo como el más alto desde abril, lo que ha impulsado el optimismo. Además, el producto interior bruto (PIB) se aceleró en el último trimestre y creció un 7,8%, según la media de 24 analistas consultados por Reuters. Esto supone un incremento de cuatro décimas respecto al tercer trimestre, cuando subió un 7,4%, el valor más bajo desde el primer trimestre de 2009. El PIB había aumentado un 7,6% en el segundo trimestre de 2012 y un 8,1%, en el primero.

La segunda potencia económica del mundo ha sufrido de forma intensa en sus empresas exportadoras el impacto de la crisis, pero las medidas tomadas por el Gobierno, como el impulso de la inversión en infraestructuras, parecen estar dando resultado.

Las autoridades temen que se disparen los precios inmobiliarios y la inflación

A pesar de ello, las perspectivas para 2013 son borrascosas, debido a la situación de la demanda en Europa y Estados Unidos. Los analistas prevén que la economía china crezca alrededor del 8% este año. El Banco Mundial calcula un alza del 7,5%; una cifra mucho mayor que en Japón o Europa, pero que sería el menor valor desde la década de 1990. El PIB chino subió un 9,3% en 2011 y un 10,4% en 2010.

Pekín confía para animar 2013 en la inversión gubernamental y el consumo doméstico, que está creciendo, pero no tan rápido como querrían las autoridades. El Gobierno ha prometido mantener este año una política monetaria prudente y una política fiscal proactiva, reservándose espacio para maniobrar frente a los riesgos de la crisis global al tiempo que profundiza las reformas para apoyar el crecimiento a largo plazo. En los últimos años, ha optado por medidas de ajuste fino para animar la economía —como el recorte dos veces de los tipos de interés a mediados de 2012 y tres bajadas del requisito de reservas que deben disponer los bancos desde finales de 2011—, en lugar de repetir un plan de estímulo como el que puso en marcha en 2008 por valor de cuatro billones de yuanes (490.300 millones de euros al cambio actual), que condujo a un fuerte endeudamiento de las Administraciones locales. Pekín teme también que se disparen los precios inmobiliarios y la inflación, dos temas políticamente sensibles.

Lin Yifu, que fue economista jefe del Banco Mundial entre 2008 y 2012, aseguró el lunes pasado en una conferencia en la Bolsa de Nueva York que la economía china tiene potencial para crecer un 8% anual durante los próximos 20 años si el Gobierno reduce el apoyo a las compañías estatales y libera a los bancos de los controles para que tengan, por ejemplo, más libertad a la hora de fijar los tipos de interés. Lin también afirmó que el Gobierno debe reducir las desigualdades sociales y poner freno a la corrupción. Un informe publicado esta semana por la Academia de Ciencias de China señala que la economía del país asiático superará en tamaño la de Estados Unidos para el año 2019.