Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tijeretazo de Rajoy no bastará para cumplir con el objetivo de déficit

El Gobierno cifra en 56.440 millones el ajuste, pero equivale a dos puntos de PIB anuales.

La subida del IVA costará 22.100 millones a los contribuyentes

El Gobierno rehusó el viernes explicar las cuentas del ajuste, pero las tenía hechas. A la espera de otras medidas (como las tasas a las eléctricas) que completen al ajuste de 65.000 millones anunciado por Rajoy el miércoles en el Congreso, las medidas aprobadas este viernes por el Consejo de Ministros tendrán un impacto estimado de 56.440 millones en dos años y medio, según el documento puesto a disposición de inversores extranjeros cuyo contenido desveló ayer EL PAÍS en su edición digital.

Las cifras muestran que toda la batería de recortes y subidas de impuestos apenas servirán, en caso de cumplirse las previsiones del Gobierno, para reducir el déficit en unos 20.000 millones en 2014, esto es, aproximadamente 1,9 puntos del PIB. Pero parte de estas medidas ya están incluidas en la meta del déficit del 6,3% de este año, que aun así parece difícil de cumplir.

Fuente: Ministerio de Economía y Competitividad. ampliar foto
Impacto estimado de las medidas del 13 de julio en los ingresos y los gastos  Fuente: Ministerio de Economía y Competitividad.

El impacto adicional hasta 2014 es de aproximadamente 1,1 puntos (el efecto no es acumulativo) cuando aún faltarían 3,5 puntos hasta el 2,8% fijado para 2014. Eso sin contar con que el impacto recesivo de las medidas puede provocar la caída de recaudación de otros impuestos. En 2014, además, en teoría no estará vigente el recargo temporal del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) que el Gobierno aprobó al tomar posesión.

Todo ello quiere decir que o bien mejora mucho la economía, lo que parece poco probable, o están aún pendientes ajustes de una cuantía similar a los ya aprobados para cumplir con los objetivos de déficit de 2014. Buena parte de ellos tendrán lugar en las comunidades autónomas, pero la energía, los impuestos especiales y las pensiones son materias donde el Gobierno central podría adoptar medidas adicionales.

Con el plan del viernes, el ajuste será de 13.530 millones en lo que queda de año; de otros 22.865 millones en 2013, y de 20.045 millones en 2014. En los tres años, unos 29.000 millones serán el efecto neto de las subidas de impuestos (34.000 millones de subida menos 5.000 millones de rebaja de cotizaciones), mientras que los otros 27.000 millones serán recortes de gasto, sobre todo en el área de empleo y funcionarios.

De todas las medidas, la subida del impuesto sobre el valor añadido (IVA) es en la que el Gobierno pone más esperanzas. Desde el 1 de septiembre, el tipo reducido pasa del 8% al 10% y el tipo general del 18% al 21%. Además, una serie de productos y servicios que hasta ahora tributaban al tipo reducido del 8% pasan al 21%, como el cine, teatro, espectáculos, flores, servicios termales, los funerarios, las discotecas, la televisión digital o la peluquería.

Esos aumentos de 2, 3 y 13 puntos suponen, en términos absolutos, la mayor subida de impuestos aprobada en democracia. Su impacto es de unos 10.000 millones anuales. Como la medida entra en vigor en septiembre y la economía renquea, el Gobierno solo espera lograr 2.300 millones extra este año. Hasta 2014 serán 22.100 millones.

En segundo lugar, será el impuesto de sociedades el que más incremente la recaudación con las medidas del viernes: 7.490 millones en dos años y medio.

Hacienda también tiene grandes esperanzas puestas en la supresión de la deducción por vivienda (que se aplica en parte a quienes compraron piso antes de enero de 2006) y el incremento de las retenciones a profesionales y autónomos en el IRPF, que pasan del 15% al 21%. El impacto previsto es de unos 4.110 millones.

De las partidas afectadas, la única que se traduce en menores ingresos son las cotizaciones a la Seguridad Social. Aunque este año no se prevén grandes modificaciones, la rebaja será de 1.150 millones en 2013 y de 3.890 millones en 2014.

Del lado de los gastos, el principal recorte es en el epígrafe de empleo, en el que se incluye entre otras medidas la rebaja de las prestaciones por desempleo a los nuevos parados a partir del séptimo mes de cobro. El Gobierno espera ahorrar 1.900 millones este año, 5.810 millones en 2013 y 6.050 millones en 2014.

En cuanto a los funcionarios y servicios públicos, el recorte se concentra sobre todo en este año, en que se suprime la paga extra de Navidad. En total el ajuste de gasto es de 9.220 millones. Dependencia también sufrirá severos recortes que el Gobierno cifra provisionalmente en 3.020 millones. Junto a ello, el Gobierno cifra otros ajustes de gasto previstos para este año en 1.000 millones.

El Gobierno aún no ha estimado el reparto entre administraciones de los nuevos ingresos por IVA, IRPF, Sociedades e impuestos especiales. En el ahorro en servicios públicos (que incluye el recorte a funcionarios, pero también algunas medidas en educación y otras partidas), el grueso del ahorro es para las comunidades autónomas, con 5.811 millones en tres años.

Al Gobierno central le corresponden 1.795 millones, y a la administración local, algo más de 1.600 millones. Por su parte, de los 3.000 millones de recorte en ayudas por dependencia, casi 1.200 corresponden a las comunidades. Los ajustes en desempleo, Seguridad Social y gastos ministeriales corren todos por cuenta del Gobierno central.