Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Presupuestos 2011

Zapatero ofrece al PNV 30 traspasos a Euskadi por un pacto de legislatura

Los nacionalistas no enmendarán los Presupuestos Generales si hay acuerdo

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero busca cerrar un acuerdo histórico con el PNV para salvar el momento más apurado de la legislatura. El presidente y el líder del PNV, Iñigo Urkullu, ultiman

El pacto crea una comisión bilateral entre el Gobierno Central y el PNV, de la que podrá formar parte el PSE, cuyo objetivo es supervisar su desarrollo y el despliegue estatutario, que se plasmará en un calendario que tendrá como plazo el final de esta legislatura. El paquete de traspasos pendientes abarca cuestiones como el crédito y banca, seguros, crédito oficial..., y se materializarán por vía traspaso o convenio, según los casos. Este bloque final de traspasos, junto con inversiones en materia de investigación, completa el acuerdo, alcanzado hace tres semanas, entre el Gobierno y el PNV sobre la transferencia al País Vasco de las políticas activas de empleo. Este acuerdo entre socialistas y peneuvistas no se extiende a la futurible política de alianzas de cara a los resultados de las elecciones municipales y forales del próximo mayo en el País Vasco, pese a las especulaciones en tal sentido.

La negociación la protagonizan el vicepresidente tercero y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, y el portavoz socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, que mantienen un contacto permanente con el portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, y el responsable económico de este partido, Pedro Aspiazu. Tanto Zapatero como Urkullu siguen de cerca la negociación, cuyas líneas básicas acordaron el pasado martes en un almuerzo en La Moncloa.

De cerrarse hoy el acuerdo, Zapatero se asegura, con la aprobación por el PNV de los Presupuestos de 2011 y de las medidas económicas pendientes para la lucha contra la crisis, su estabilidad política hasta el final de la legislatura.

Urkullu fortalece la imagen del PNV como partido decisivo en Euskadi, que es capaz de ejercer una influencia básica en los asuntos del País Vasco, incluso, cuando está en la oposición al Gobierno de Euskadi. Zapatero y Urkullu, más allá de la coincidencia generacional, concuerdan en la conveniencia de que no se adelanten las elecciones generales por la ausencia de apoyos presupuestarios al Gobierno. Zapatero necesita ganar tiempo y Urkullu requiere separar las elecciones municipales de las generales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de octubre de 2010