Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición presiona al Grupo Vasco para que no apoye la congelación de pensiones

El previsible acuerdo del Gobierno con el PNV ha allanado el camino de los Presupuestos y ha disipado casi todo el suspense para su tramitación, aunque aún queda algún fleco, como el de la congelación de las pensiones, contra el que se han conjurado todos los demás partidos.

PP, CiU, los partidos de la izquierda (IU, ICV, ERC y BNG) y UPyD anunciaron que tramitarán enmiendas contra esa congelación. Lo hacen en coherencia con la media docena de resoluciones que el pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado contra la congelación y que contaron con el apoyo de todos, salvo el PSOE.

Los grupos de la izquierda y la derecha presionan al PNV para que sea también coherente con su voto en esas resoluciones y se una para derrotar al Gobierno contra la congelación. También Coalición Canaria y UPN apoyaron esas resoluciones y ahora votarán a favor de los Presupuestos.

La argumentación de todos los grupos para sus enmiendas de totalidad incluye el rechazo expreso a esa congelación y a la disminución de las partidas de gastos sociales.

Por ejemplo, la de ERC asegura: "Se produce un retroceso en la protección social de nuestro país. El Gobierno ha congelado la mayoría de las pensiones para 2011 y si el gasto en este capítulo aumenta un 3,6% lo hace por el previsible incremento del número de pensionistas, la paga extra por desviación del IPC en 2010 y la revalorización de las pensiones mínimas del 1% en 2011. Un aumento de tan escasa entidad que hace saltar por los aires el compromiso del Gobierno de revalorizar las pensiones mínimas en esta legislatura hasta alcanzar una media del 26%".

El Gobierno ha vetado ya iniciativas con rango de proposición de ley del PP, ERC y CiU que pretendían forzar la revalorización de las pensiones y ahora podría hacer lo propio con las enmiendas a los Presupuestos. El argumento es que la Constitución permite al Gobierno ejercer ese veto cuando las propuestas de los partidos suponga reducción de ingresos o aumento de gasto. En el caso de los Presupuestos, las enmiendas deben compensar en otras partidas los aumentos de gasto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de octubre de 2010