Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:

Riesgo mortal para bisontes y faraones

¿Tiene sentido arriesgar la pervivencia de obras maestras de la humanidad solo para que las disfruten algunos individuos? Claramente la respuesta es no. Solo en el caso de que se trate de especialistas, científicos o artistas que puedan devolver un bien social por el hecho de su visita justifica ese riesgo. Por mucho que nos pese (a nosotros y a nuestro arraigado fetichismo), hay lugares que debemos renunciar a visitar los mortales comunes, al menos mientras no cambien radicalmente las posibilidades de preservarlos de la amenaza que supone nuestra presencia. De lo contrario, las generaciones futuras nos lo reprocharán, y con razón.

Las cuevas con pinturas paleolíticas de España y Francia y las tumbas egipcias más delicadas son dos de los ejemplos más claros. En Francia, Lascaux lleva años cerrada; Font de Gaume y sus maravillosos renos pueden aún visitarse, con grandes restricciones, pero esa situación no durará mucho. En Egipto, la presión del turismo sobre las tumbas del Valle de los Reyes es insostenible, y cada vez está más cerca la decisión de realizar copias facsímiles como en Altamira.

Aunque se las somete a una rotación, de forma que no siempre son visitables todas las tumbas, el daño en las pinturas de las paredes y techos es perceptible incluso para el no especialista: palidecen y desaparecen como fantasmas. El problema fundamental e irresoluble es la humedad que desprenden los cuerpos humanos. Para explicarlo con sencillez: la respiración y la sudoración evaporada se depositan en paredes y techos de roca, producen sales y estas excreciones empujan desde atrás el yeso sobre el que está pintada la decoración y se desprende. También nacen hongos. Se puede conseguir cierto control ambiental para grupos muy reducidos pero el riesgo no deja nunca de existir. Lo mejor, sin ninguna duda, es echar el candado.

Uno de los ejemplos paradigmáticos es el de la tumba de Nefertari -la esposa principal de Ramsés II- en el Valle de las Reinas (Luxor), quizá la máxima representación del arte pictórico del Nuevo Imperio egipcio. La tumba fue restaurada y se le instaló un dispositivo de control de condiciones ambientales. Se autorizó la visita con cuentagotas, pero no tardaron en aparecer señales de daños y la reina empezó a morir otra vez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de junio de 2010