Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

BP ignoró tres alarmas antes de la explosión en el Golfo

La presión de salida del crudo era extrema poco antes

BP ignoró el 20 de abril tres señales de alarma en los instantes previos a la explosión de la plataforma Deepwater Horizon, que costó la vida de 11 personas y ha causado el que ya es el mayor vertido de crudo de la historia de Estados Unidos. Así lo confirma un memorando del Congreso elaborado a partir de un informe interno de la petrolera. Sus autores, Henry Waxman, demócrata, y Joe Barton, republicano, concluyen que "un investigador de la empresa reveló que pudo haber un 'error fundamental' porque hubo 'indicadores anormalmente muy altos".

Solo 51 minutos antes de la explosión, los técnicos de la plataforma se dieron cuenta de que salía más fluido del yacimiento del que se estaba inyectando, un signo de que había gas almacenado en la tubería. Diez minutos después, intentaron detener en vano la bomba de extracción. El crudo seguía ascendiendo por la tubería y la presión con la que salía aumentó de forma extrema. Y a 18 minutos del estallido, en lugar de crudo, comenzó a salir lodo, la presión crecía y, repentinamente, la bomba de extracción se detuvo.

Ese es el relato de los minutos previos al accidente. Pero cinco horas antes ya se habían detectado problemas en la válvula de sellado que finalmente no funcionó. Tres horas después se intentó probar la presión sobre esa misma válvula, y se descubrió que acumulaba una cantidad anormal de líquido del yacimiento. La prueba fue así insatisfactoria, pero BP prefirió hacer otro examen en un sistema de prevención distinto, como la línea de intercepción, a través de la que se podría inyectar lodos y cemento sobre la base de la tubería de extracción.

"Se probó la línea de intercepción a las 19.55 y el equipo de perforación dijo estar 'satisfecho por los resultados exitosos'. A esa hora, la plataforma comenzó a sustituir los fluidos pesados que quedaban por agua marina", algo que, según diversas investigaciones, pudo facilitar la explosión de metano, según el memorando de los dos congresistas. A las 21.45 se incendió la plataforma. Hoy, el vertido está aún fuera de control.

Tras intentar activar la válvula de seguridad y colocar dos campanas de acero y cemento sobre la fuga, sin éxito, BP inició ayer una nueva técnica con la que intentaba taponar la fuga inyectando lodo pesado y cemento dentro de la tubería que llega hasta el yacimiento, a siete kilómetros de profundidad. Nunca se ha probado un procedimiento similar a una profundidad semejante.

El presidente Barack Obama, de visita en California, calificó el vertido de "acongojante". "No descansaremos hasta que el yacimiento esté taponado y la zona quede limpia", dijo. Sobre la nueva técnica que comenzó a probar BP, añadió: "Si resulta exitosa, y es algo que de lo que no hay garantías, podría reducir drásticamente o incluso detener totalmente el vertido de crudo al lecho marino".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de mayo de 2010