Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chile se lleva el mayor telescopio del mundo

Canarias optaba a alojar el futuro observatorio europeo

El que será el mayor telescopio óptico e infrarrojo del mundo, el E-ELT, se va a Chile. Así lo ha decidido el Observatorio Europeo Austral (ESO), organismo integrado por 14 países, incluida España, por considerar que cerro Armazones, en el chileno desierto de Atacama, es una ubicación más favorable para su futuro telescopio de 42 metros de diámetro que el Roque de los Muchachos, en Canarias.

Esta decisión no supone la luz verde definitiva para el proyecto E-ELT, que se espera para finales de año; sólo es la elección del lugar donde se ubicará el telescopio, basada en los estudios técnicos y científicos realizados. "Este es un hito importante que nos permite finalizar el diseño de este proyecto tan ambicioso, que impulsará enormemente el conocimiento astronómico", explicó ayer Tim de Zeeuw, director del ESO.

Los espejos de los mayores telescopios ópticos actuales tienen de ocho a 10 metros de diámetro, por lo que el salto a 42 metros es enorme. EE UU está preparando un observatorio equivalente, pero de 30 metros de diámetro, que ubicará en Hawai.

La elección de Chile no ha sorprendido a casi nadie, dado que el ESO ya había adelantado hace un mes y medio que Cerro Armazones era el lugar preferido para el E-ELT por tener alta calidad de la atmósfera para la astronomía (con 320 noches despejadas al año) y la ventaja de compartir las instalaciones técnicas y de apoyo del nuevo telescopio con las de su observatorio de Paranal, a 20 kilómetros. España había ofrecido 300 millones de euros (de los 1.000 que costará el E-ELT) si se elegía Canarias, frente a los 100 millones que ofreció Chile.

El PP arremetió ayer contra el Gobierno acusándole de pasividad en la candidatura española y de no haber utilizado el peso de la Presidencia Europea para apoyarla, sin tener en cuenta que el ESO no es una institución de la UE, y cuestionando la validez de los estudios técnicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de abril de 2010