Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Cervantes salva su plan cultural de la crisis

Los sucesivos tijeretazos presupuestarios debidos a la crisis, que han noqueado numerosas inversiones en cultura, han pasado de puntillas por el Instituto Cervantes. A la programación cultural de 2010, que contempla 6.000 actividades en todo el mundo -hay centros en 42 países-, se han destinado 8,4 millones de euros, una cifra similar a la del año anterior (8,2 millones), según datos ofrecidos ayer por la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel. "El instituto es la mejor embajada de la cultura española en el mundo", afirmó Caffarel, que atribuyó a este papel de ariete cultural el hecho de que el Ministerio de Asuntos Exteriores, al que está adscrito el Cervantes, haya sido "sensible" para no reducir su presupuesto.

Caffarel rechazó las críticas vertidas en un informe de la Fundación Autor sobre la falta de coordinación entre las instituciones públicas que realizan actividades de promoción cultural en el exterior. "Hacemos la programación desde la colaboración institucional", aseguró. Entre los organismos con los que colaboran citó el Ministerio de Cultura, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo o la Sociedad Estatal de Acción Cultural en el Exterior (SEACEX).

Préstamo de 'e-book'

Este año, el Cervantes ha mimado especialmente los actos relacionados con la presidencia española de la Unión Europea, además del diálogo de civilizaciones o la creación femenina. Pero también se concede relevancia al mundo digital con programas específicos de blogueros y narradores multimedia, además de experimentar con el préstamo de contenidos para e-book en la reformada biblioteca de la sede central del Cervantes en Madrid. "Debemos transmitir la imagen de un país plural, moderno e innovador", dijo la directora.

Entre las actividades programadas, abundan las proyecciones de cine (3.300), mesas redondas (1.100), conciertos y representaciones (630). Una de las exposiciones proyectadas será la Suite Vollard, de Picasso, a partir de los cobres grabados entre septiembre de 1930 y marzo de 1937 por el pintor por encargo del marchante de arte Ambroise Vollard. Sigue la muestra itinerante de fotografías sobre México del escritor Juan Rulfo y se organizarán homenajes al escritor Paul Bowles en Marruecos y al compositor Cristóbal Halffter en Bremen (Alemania).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de febrero de 2010