Reportaje:

Millonarios bajo el ala de los Kirchner

La oposición argentina denuncia a los 'Empresarios K' por asociación ilícita con el matrimonio presidencial - Casinos y obras, las concesiones más opacas

Gobiernos de todo el mundo han promovido a empresarios amigos. Desde el de George W. Bush hasta algunos europeos, y desde el de Hugo Chávez con sus boliburgueses hasta el de los Kirchner con los llamados empresarios K. En la Argentina de la década pasada, con el Gobierno de Carlos Menem y sus privatizaciones, se consolidaron empresarios argentinos, así como grupos españoles, italianos y franceses. En estos últimos seis años, con los Gobiernos de los Kirchner y las contrataciones públicas, creció lo que ellos llamaron "burguesía nacional".

"Hay empresarios pequeños o gente que no era empresaria, como el ex chófer de Néstor Kirchner, Rudy Ulloa Ígor, que a partir de relaciones con el ex presidente han pasado a la altura de empresarios grandes", relata el diputado Fernández Sánchez, de la Coalición Cívica (CC, integrante del Acuerdo Cívico y Social, la segunda fuerza política, detrás del peronismo). "Hay otras empresas medianas como Electroingeniería, que ha pasado a ser la constructora más importante de infraestructura energética de Argentina y ha comprado Radio del Plata y Transener (la mayor transportadora eléctrica)", distingue el legislador de la CC, fuerza que ha denunciado ante la Justicia a cinco empresarios K por presunta asociación ilícita con Kirchner y su sucesora, Cristina Fernández. El Gobierno argentino no ha respondido a las consultas de EL PAÍS al respecto.

Uno de los nuevos magnates logró que Repsol le vendiera el 15% de YPF

Los cinco denunciados son Ulloa, Lázaro Báez, Cristóbal López, Gerardo Ferreyra (Electroingeniería) y Juan Carlos Relats. Según la denuncia de Elisa Carrió y otros 11 dirigentes de la CC, Ulloa comenzó como chico de los recados en el bufete de abogados de Kirchner, luego pasó a recaudar fondos para la campaña presidencial de 2003 y ahora es propietario de medios santacruceños que reciben una "importante" cantidad de publicidad gubernamental. En una entrevista con el diario Clarín, Ulloa aclaró que no es "millonario".

Báez, de acuerdo con la CC, pasó de conserje del antes estatal Banco de Santa Cruz hasta subgerente general en los años noventa, cuando Kirchner, entonces gobernador provincial, lo privatizó. El banco se vendió sin su deuda de 170 millones de dólares, que recayó en el Estado santacruceño, al empresario Enrique Eskenazi, que el año pasado le compró a Repsol el 15% de YPF. En 2003, Báez creó Austral Construcciones, que cuenta, según la oposición, con otras cinco constructoras y fue uno de los grupos más beneficiados por la obra pública del Gobierno de Kirchner (2003- 2007). Báez también accedió a concesiones de campos petroleros. Además, se asoció con Kirchner para construir apartamentos en Río Gallegos. EL PAÍS llamó a la oficina de Austral, pero allí una telefonista respondió que no sabía quién era Báez.

López había comenzado a ser "millonario" antes de toparse con Kirchner, según su portavoz. Pero en su Gobierno logró concesiones petroleras, compró a Cirsa el 50% del casino de Buenos Aires y consiguió que el Estado le extendiera en 2007 la concesión de las tragaperras del hipódromo porteño hasta 2032. Al igual que Báez, López está acusado de comprarle a la provincia de Santa Cruz tierras a bajos precios para después revenderlas a valor de mercado.

Ferreyra y Relats fueron denunciados por acaparar obra pública mediante tráfico de influencias. Ambos fueron acusados además de beneficiarse de una prórroga de concesiones de caminos, pese a incumplimientos contractuales. A diferencia de otros empresarios K, Ferreyra puede decir que Electroingeniería, con más de 20 años de antigüedad -según destacan sus allegados-, ya figuraba en 2003 en el puesto 484º de las empresas argentinas, según la revista Mercado, y en 2008 cayó al 528º.

Una de las concesionarias viales de Relats es acreedora de los Kirchner y otra empresa suya les alquila desde 2007 un hotel en la ciudad santacruceña de El Calafate (vecina al glaciar Perito Moreno). Un portavoz alegó que Relats ha ganado más concesiones de obras con otros gobiernos y que lleva 40 años con inversiones en ese sector, en tierras, petróleo y hoteles.

Otros empresarios no denunciados por la CC a veces son calificados de "K" por la prensa argentina por sus negocios en la energía, los aeropuertos, la construcción y el transporte público. En la denuncia de la CC aparece mencionado, pero no acusado, Eskenazi. Su Banco de Santa Cruz le ha prestado 1,5 millones a los Kirchner. Su portavoz rechaza que se lo compare con Ulloa o Báez. Eskenazi compró en 1980 la nonagenaria y reconocida constructora Petersen. En 2003, contaba con dos bancos provinciales (ubicados en los puestos 36º y 39º en el ranking por activos del Banco Central argentino) y ahora totaliza cuatro (el 14º, 20º, 23º y 35º). Pero su gran salto ha sido entrar en YPF, el segundo grupo argentino. "Para ello su relación con los Kirchner fue fundamental", observa el diputado Sánchez.

Fortunas políticas

- Enrique Eskenazi (Banco de Santa Cruz / Repsol YPF)

- Cristóbal López (Juegos de azar)

- Rudy Ulloa (Medios de comunicación)

- Lázaro Báez (Construcción / petróleo)

- Gerardo Ferreyra (Obras públicas)

- Juan Carlos Relats (Obras públicas / hostelería)

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 10 de septiembre de 2009.

Lo más visto en...

Top 50