Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Alerta sanitaria

Bancos y empresas fomentan el teletrabajo ante la nueva gripe

Las compañías dan portátiles, evitan reuniones y facilitan material higiénico

Alejandro, economista de 33 años, inicia su ordenador y ¡pop!, en la intranet aparece un anuncio con consejos de higiene: cómo lavarse las manos, cómo toser para no contagiar a otros... Luego abre el correo electrónico y su empresa, una multinacional estadounidense, le informa de que en breve lo mandarán un día a casa para que trabaje desde su portátil, a modo de simulacro. Próximamente, añade, tendrá a su disposición un "kit de pandemia": mascarilla, guantes, termómetro y desinfectante para manos. Cualquier precaución es poca. Todo está pensado y protocolizado.

La gripe A también llegará a las empresas. Algunas, como la de Alejandro, han creado un plan pormenorizado para saber cómo reaccionar en caso de que los contagios mermen las plantillas. Otras todavía trabajan en ello. Muchas, las más pequeñas, no llegarán a redactarlo. Capearán las bajas como puedan. Las medidas que se barajan, o que ya se han decidido, van desde repartir ordenadores portátiles entre los empleados para que trabajen desde casa a entregarles kits con mascarilla y productos de limpieza para que se protejan de los contagios, pasando por pedir a los clientes de banca que usen internet y eviten pasar por la oficina.

La Caixa y Bankinter animan a sus clientes a operar por Internet

En los centros de trabajo habrá "medidas de distancia social"

Como aún se trabaja sobre hipótesis, ningún organismo oficial se atreve a poner en cifras lo que puede costar la gripe A a los negocios. Según la empresa de trabajo temporal Adecco, el virus tendrá un coste laboral de 1.000 millones y la incidencia rondará el 12% de las plantillas. "Pocas compañías cuentan actualmente con un plan; son sobre todo multinacionales o empresas grandes", explica el director de prevención de Adecco, Javier Blasco. "Algunas ya nos están preguntando por refuerzos, como las del sector bancario, el hostelero o el industrial", añade. Según sus cálculos, las bajas por gripe A provocarán una demanda de 12,5 millones de horas de trabajo a las ETT.

Como las empresas no están obligadas a presentar sus planes una vez redactados, el Ministerio de Sanidad desconoce cuántas han hecho los deberes hasta ahora. "La distribución de la guía ha sido muy amplia y nos están llegando muchas consultas", asegura el subdirector general de Sanidad Ambiental y Salud Laboral, Fernando Carreras, que tampoco se atreve a pronosticar un porcentaje de contagios. "De momento sólo hay suposiciones", añade. UGT ha pedido una comisión coordinadora de Trabajo y Sanidad para "evaluar los planes", afirmó la secretaria de política social de UGT, Carmen López.

Algunas empresas, sin embargo, han decidido ponerse manos a la obra y ya tienen sus planes listos. El sector bancario y el alimentario llevan la delantera, según el adjunto a la secretaría laboral de CC OO, Javier Torres. Bankinter (4.400 trabajadores) es un buen ejemplo. Su protocolo de actuación ante pandemias es del mes de mayo. Se basa en potenciar el uso de la videoconferencia y del teletrabajo para evitar la propagación del virus entre los empleados. De hecho, el 34% de la plantilla ya teletrabaja, según sus datos. La empresa quiere que todos sus trabajadores lo instalen, especialmente aquellos que pertenece a grupos de riesgo.

El protocolo de Bankinter incluye también lo que llama "protección de los empleados en el manejo de efectivo": el banco les proporcionará guantes, toallitas para desinfectar su puesto de trabajo, mascarillas y papel para secarse las manos, entre otros.

La Caixa también hará lo posible por evitar contagios. Está barajando "determinar la anulación de reuniones para minimizar la concentración de personas" fomentando las videoconferencias. El banco ha determinado cuáles son sus servicios críticos, de los que no puede prescindir para seguir prestando el servicio, y ha diseñado un plan de contingencia para cada uno. Entre otras cosas, tiene disponibles 2.000 ordenadores portátiles para que sus empleados puedan trabajar desde casa.

También ha modificado el protocolo de limpieza, informa en un comunicado, "para reforzar la higiene en las superficies de contacto y asegurar el suministro de elementos desechables de higiene". A los clientes les recomienda que usen los sistemas de banca no presenciales, como Internet o el teléfono móvil.

Ferrovial, que todavía no ha elaborado su plan de contingencia, ya ha puesto en marcha medidas de prevención, como la utilización de EPIs (equipos de protección individual). Como Dupont, que reparte un "kit de seguridad" con termómetro, desinfectante para manos y superficies y mascarillas a los empleados que hacen viajes de negocios. Además, está explicando a sus trabajadores hábitos de higiene y "medidas de distancia social".

Todos los sectores se movilizan

Grandes empresas de todos los sectores están trabajando en sus planes de contingencia. Telefónica (más de 50.000 trabajadores en España) ya lo tiene redactado, aunque aún no lo ha hecho público. "Estamos lanzando un proceso de comunicación interna para los empleados", aseguró una portavoz, quien añadió: "La experiencia del teletrabajo es una herramienta muy útil en estas situaciones". Telefónica tiene la ventaja de contar con la experiencia de Latinoamérica, donde ya han visto cómo se comporta en virus H1N1 a baja temperatura.

Iberdrola (9.000 trabajadores) también tiene su plan de contingencia a punto. "Hemos adoptado medidas encaminadas a garantizar el servicio eléctrico, como detectar puestos clave o situaciones que se puedan presentar. También estamos haciendo mucho hincapié en la prevención, con consejos sanitarios", explicó un portavoz.

Renfe (14.500 trabajadores), en cambio, todavía está elaborando su plan. "Vamos a seguir las recomendaciones del ministerio en todo momento y estamos ya trabajando con ellos", afirmó un portavoz. "Estamos pensando en constituir una comisión de seguimiento", añadió.

En el sector automovilístico, Seat (11.000 trabajadores) y Nissan (4.350) han anunciado que están preparando sus protocolos de prevención y actuación, que incluirán medidas de planificación para que la actividad no se pare si se multiplican las bajas por gripe. Iberia (20.000 empleados) ha puesto en marcha una campaña informativa en la Intranet del grupo y está a punto de empezar la vacunación para la gripe estacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de septiembre de 2009

Más información