Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Alerta sanitaria

España reserva vacunas contra la gripe A para el 60% de la población

Los niños quedan fuera de los grupos prioritarios a inmunizar - El inicio del curso escolar se mantiene - "No hay motivo sanitario, clínico o epidemiológico" para alterarlo

España va a aumentar la petición que tiene hecha a los laboratorios que fabrican la vacuna contra la nueva gripe. Se habían reservado tratamientos para cubrir al 40% de la población (unos 19 millones), y ayer el Consejo Interterritorial decidió que se pedirán dosis para un 60% (unos 27 millones). La reunión duró cinco horas, y concluyó con una comparecencia en la que la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, estuvo flanqueada por los consejeros de Salud de las 17 consejerías autonómicas. Era la manera de transmitir un mensaje de calma y de mostrar la "unidad" y el "consenso" que se había alcanzado.

El encuentro, preparado por el Comité de Salud Pública del Consejo, que se reúne semanalmente, tomó las primeras decisiones sobre qué grupos de población serán los que primero recibirán la oferta de vacunarse. Se trata de las mujeres embarazadas, las personas con dolencias crónicas y el personal sanitario y de servicios esenciales (Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, bomberos y Protección Civil).

Los antivirales se reservan para los pacientes más graves

La inmunización no estará en las farmacias hasta diciembre

Esta escueta relación es un calco de la acordada la semana pasada por el grupo asesor de la Comisión de Sanidad de la UE, y deja fuera a otros colectivos, como el de los niños. Sin embargo, la propia ministra se encargó de dejar claro que la puerta para que la vacuna llegue a más gente está abierta. La habrá "para todo el que la necesite", insistió, y dijo que los criterios son revisables y "ampliables" si las pautas científicas así lo aconsejan.

Las cifras lo avalan. Si sólo se quisiera vacunar a estos grupos bastaría con asegurar tratamientos para el 15% o el 20% de la población, según los cálculos que ofreció Jiménez (ella fue la única en hablar tras el Consejo, para mostrar que lo decidido era asumido por todos los consejeros). Por lo tanto, hay margen para que otros grupos de población (probablemente los niños, según fuentes sanitarias) se incorporen a la lista. De momento no están incluidos porque en ellos la nueva gripe, según los datos que hay hasta ahora, no "hace un cuadro grave", indicó la ministra. En cualquier caso, hay tiempo para tomar la decisión. Las vacunas no estarán listas hasta finales de octubre. Y, entre tanto, puede pasar de todo. El virus ha mostrado hasta la fecha una elevada capacidad de transmisión (igual o superior a la de la gripe normal) y una mortalidad baja (está en el 0,04% de los afectados). Pero todo eso puede cambiar si el virus muta. En el Hemisferio Sur ya ha pasado lo más grave del invierno, y no se han observado cambios en el patógeno, pero hay miedo a que, como en epidemias anteriores, el virus empeore con el tiempo.

Jiménez insistió en que la nueva gripe no debe alterar la vida normal de la población. Por eso, otro de los acuerdos del consejo fue no modificar el inicio del curso escolar. "No hay un motivo sanitario, clínico o epidemiológico para ello", dijo la ministra, quien afirmó que así se lo hará saber al ministro de Educación, Ángel Gabilondo, en la reunión de la conferencia sectorial de hoy.

Sobre la posibilidad de cerrar colegios si se detectaban casos de gripe, Jiménez afirmó que no había un protocolo común, y que dependerá de cada caso. Recordó que cada año se producen cierres de centros escolares por motivos sanitarios (por ejemplo, cuando se detecta un caso de meningitis), y que esas decisiones las toman conjuntamente las consejerías de Educación y Sanidad de la comunidad afectada. El mismo mecanismo servirá para decidir si hay que suspender las clases en un centro educativo, apuntó.

Hasta la consejera navarra, María Kutz, asintió cuando Jiménez detalló este acuerdo. La semana pasada, la Consejería de Educación del Gobierno Foral indicó que iba a "escalonar" la vuelta al colegio para intentar reducir el impacto de la enfermedad. Pero ayer Jiménez dijo que la consejera navarra "se lo había explicado" y que no se trataba de un "retraso", sino de una práctica habitual en muchas comunidades (no todos los niños y jóvenes de todos los niveles educativos empiezan las clases el mismo día).

El Consejo también acordó adelantar el plazo para vacunarse contra la gripe común (la de todos los inviernos). Este año, la campaña empezará la última semana de septiembre, y durará hasta mediados de octubre (normalmente empezaba el 1 de octubre). De esta manera, se evita que la inmunización se solape con la de la nueva gripe, que no estará lista hasta finales de octubre o principios de noviembre.

Dadas las peticiones hechas por los Gobiernos a los laboratorios, lo normal es que éstos atiendan primero la demanda de los organismos oficiales (Grecia quiere inocular el fármaco a todos sus ciudadanos, Francia al 70% de su población, Reino Unido al 50%, por ejemplo), que son sus mejores clientes. Por eso, Jiménez calcula que la vacuna no estará a la venta en farmacias para el resto de la población hasta finales de diciembre, cuando las peticiones de los Gobiernos hayan sido atendidas.

También se mantiene la idea de que, de momento, los antivirales (oseltamivir y zanamivir) no se venderán libremente en farmacias, sino que están reservados para su uso hospitalario. De esta manera, se asegura que los enfermos graves lo reciban, y se evita que se haga un mal uso de ambos fármacos y que el virus se haga resistente a ellos.

La gripe de un vistazo

- ¿Qué es la nueva gripe? La nueva gripe (también llamada gripe A) es una enfermedad infecciosa causada por un virus del mismo tipo que los que causan la gripe de cada invierno. Afecta sobre todo al sistema respiratorio. El H1N1 actual tiene piezas genéticas de cuatro virus: uno humano, uno aviar norteamericano, uno porcino norteamericano y otro porcino eurasiático; un puzle que los científicos califican, como mínimo, de "inusual". Los cerdos son una coctelera para los virus que intercambian material genético cuando los infectan.

- ¿Dónde empezó? Los primeros análisis que identificaban al virus (el H1N1) se hicieron a finales de abril en California, pero se cree que el origen estuvo en una granja porcina de México, donde el virus habría saltado de los animales a los humanos.

- Víctimas y contagios. En España han muerto hasta la fecha 21 personas por gripe A. Hay unos 41 contagios por cada 100.000 habitantes, unos 15.ooo afectados cada semana. Los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) hablan de, por lo menos, 209.000 afectados y 2.185 víctimas mortales. Las cifras son sólo aproximadas porque ya hay muchos países, como España, que no analizan todos los casos sospechosos, sino que hacen estimaciones a partir de algunas muestras.

- Vacunas. Las vacunas estarán listas a primeros de noviembre. España promete tener una reserva para inmunizar al 60% de la población. La prioridad será para los grupos de riesgo, que representan el 15% de los habitantes: embarazadas, enfermos crónicos, personal sanitario y cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado: bomberos y policías. La vacuna de la gripe estacional se adelantará a la segunda quincena de septiembre.

- Vuelta al cole. La Administración no tiene previsto retrasar el inicio de curso, que comenzará escalonadamente. Los primeros días de septiembre vuelven los niños de primaria y en la quincena arranca la secundaria. Cuando haya contagios se verá, caso a caso, si se cierran o no las aulas o el colegio entero.

- Hemisferio Sur. Los países del hemisferio Sur están saliendo ya del invierno. Han pasado la gripe A sin vacuna. Es posible, sin embargo, que ahora, en los países de norte, sea más dura, por la experiencia de otras pandemias.

- Antivirales. El Tamiflu y el Relenza sólo se administrarán en centros sanitarios. Por ahora no se dispensarán en las farmacias.

- Recomendaciones. Lavarse las manos a menudo es una de las formas más efectivas para prevenir cualquier contagio. Las autoridades sanitarias recomiendan también tomar prevenciones a la hora de estornudar. No está, sin embargo, recomendado el uso de mascarillas de forma generalizada.

- Consecuencias económicas. La enfermedad costará a las empresas 1.000 millones de euros y se calcula que afectará al 12% de los trabajadores. Un estudio de la multinacional de recursos humanos Adecco señala que es desmesurado afirmar que habrá un 50% de absentismo laboral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de septiembre de 2009

Más información