Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Alerta sanitaria

Sanidad y Educación descartan "un cierre escolar" por la gripe A

Ambos ministerios constituirán una comisión de seguimiento de la pandemia.- Se editará en una semana una guía de consejos para profesores

"La pauta es mantener las aulas abiertas, como ante cualquier otra gripe y como en cualquier otro año". Así de tajante y tranquila se ha mostrado este martes por la tarde la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, respaldada por el responsable de Educación, Angel Gabilondo, y por todos los consejeros del ramo. En una reunión para analizar el impacto de la pandemia de cara a la vuelta al cole, informa Carmen Morán, las autoridades educativas han acordado "por unanimidad", al igual que pasó el lunes en la Comisión de Salud Pública, una serie de medidas, todas encaminadas a afrontar la gripe con normalidad y sin alterar la vida de los ciudadanos: no retrasar el inicio del curso escolar, no alterar el calendario escolar y "mantener los colegios abiertos".

Alterar el comienzo del curso ni protege la salud ni resuelve problemas, sino que puede generarlos, ha dicho Gabilondo en la rueda de prensa posterior a la conferencia sectorial de Educación, que arrancó a las cinco de la tarde. El titular de Educación, que ha hecho un convincente llamamiento de la calma, la confianza y la serenidad de la comunidad educativa -"una cuarta parte de la población, 10 millones de personas", entre alumnos y profesores-, ha asegurado que han seguido las pautas marcadas este lunes por los responsables autonómicos en materia sanitaria y la ministra Jiménez, reunidos en la conferencia interterritorial, donde acordaron no retrasar el inicio del curso escolar por la pandemia. Así, las clases comenzarán de acuerdo con lo decidido previamente por todas las regiones, también Navarra (que lo había escalonado), dentro del calendario inicialmente propuesto.

Según Jiménez y Gabilondo, no existen razones clínicas ni epidemiológicas para retrasar el comienzo de las clases, ya que los alumnos pueden contagiarse en las escuelas del mismo modo que en los parques o el cine. Ambos ministros han informado además de que están trabajando en una guía de recomendaciones para responder ante posibles brotes que puedan surgir en un centro educativo. La elaborará la Comisión de Salud Pública, estará lista en una semana, se basará en el protocolo de actuación pediátrico que ya existe y será probada con las propuestas de la comisión general de Educación. También han acordado constituir una comisión de seguimiento de la gripe A, que analizará la situación de la comunidad educativa en España y otros países, particularmente de Europa, para prever la evolución de la enfermedad y poder anticiparse. Si se produce alguna modificación de la normalidad académica será "a instancia de esta comisión, ha recalcado Gabilondo.

La polémica de los niños

Gabilondo ha subrayado y ha agradecido que todas estas decisiones se han tomado por consenso y sin fisuras. "No esperaba otra cosa, hemos antepuesto el bienestar de la ciudadanía a cualquier otra consideración. Ya habrá tiempo de mostrar discrepancias en otros foros", ha añadido, para ceder la palabra a la ministra. Jiménez, que le ha felicitado porque "no es fácil lograr la foto de la unanimidad", ha reiterado las medidas acordadas y ha entonado una encendida defensa de las medidas tomadas el lunes, sobre todo de la más polémica: no vacunar a los niños menores de 14 años, en contra de lo anunciado previamente. La ministra, que ha reconocido que ella lo apuntó en julio según las pautas marcadas en ese momento por la OMS, ha recordado que no es ni un capricho ni una decisión unilateral, sino "una decisión tomada por la Comisión Nacional de Salud Pública", en la que están representadas "todas las comunidades autónomas".

La ministra ha venido a decir que no se exluye a nadie y que, en todo caso, a la hora de determinar no los grupos de riesgo sino lo que ha definidio como "grupos diana de vacunación", se siguen las recomendaciones de la UE. "No descartamos vacuna a más colectivos, dependiendo de la evolución y de lo que que diga la comunidad científica". El Gobierno amplió este lunes del 40 al 60% de la población la reserva de vacunas contra la gripe A, aunque de momento sólo se vacunará a las embarazadas, los enfermos crónicos, el personal sanitario y el de servicios esenciales, como Fuerzas de Seguridad del Estado, Bomberos y Protección Civil. No se vacunará al profesorado, como había pedido Gabilondo. Jiménez ha explicado que ella trasladó la propuesta a la Comisión Nacional de Salud Pública, que la evaluó y decidió que no formará parte de la primera oleada de vacunación. "Hay vacunas más que suficientes, no es un criterio restrictivo ni político sino basado en la seguridad, la eficacia y el criterio sanitario", se ha defendido.

"En la ámbito de la UE, ni un sólo país ha decidido vacunar a los niños en este momento, tampoco a los profesores", ha señalado Jiménez, para añadir que España actúa "como los países" de su entorno. Varias asociaciones de pediatras han mostrado su conformidad con los grupos acordados el lunes y han aplaudido la decisión de no vacunar a los menores de 14 años ya que consideran que "les afecta incluso menos que el virus de la gripe estacional", de la que tampoco se vacunan todos. La Organización Médica Colegial también ha alabado la decisión de excluir a los niños que no presenten patologías crónicas. El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, ha dicho en cambio que su partido se "quedaría más tranquilo" si se vacunase a los menores de 14 años. La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha ido más allá al consider que es "un error" excluir a los niños de los grupos de riesgo en contra de lo que "se va a hacer en el resto de Europa".