Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas y Rabat ultiman un nuevo acuerdo agrícola

Marruecos exportará más frutas y verduras a la UE

Representantes de la Unión Europea y Marruecos ultiman la revisión del protocolo agrícola del Acuerdo de Asociación entre ambas partes suscrito en 2003. El nuevo compromiso, según los datos manejados en medios agrarios, contempla un aumento de los actuales contingentes con precios de entrada para frutas y hortalizas en general. La renovación del acuerdo se comenzó a negociar en febrero de 2006.

En España, las organizaciones agrarias y la Federación de Productores y Exportadores de Frutas y Hortalizas (Fepex) han mostrado su temor a que el mercado se convierta en un coladero con un fuerte impacto negativo en el sector que provoque caídas de precios, sobre todo en producciones como tomates, alubias verdes, cítricos, pimientos o fresas. En Almería, los agricultores ya han anunciado movilizaciones de protesta.

Esta preocupación es compartida por los productores de otros países comunitarios de Bélgica, Holanda o Polonia, que, junto con España, han remitido un escrito a la Comisión para que tenga en cuenta los intereses del sector en la UE.

El acuerdo en vigor data de 2003 y, entre otros puntos, contempla un cupo inicial para exportar a la Unión Europea de 175.000 toneladas de tomate entre octubre y mayo, cifra a la que se suma un contingente adicional de entre 25.000 y 45.000 toneladas. Marruecos aspira a superar una cantidad inicial de 200.000 toneladas.

Actualmente, las importaciones de frutas y hortalizas procedentes de Marruecos funcionan por un sistema de cupos con precios de entrada reducidos. Por encima de esos contingentes, las importaciones son libres, abonando los aranceles correspondientes.

En medios agrarios comunitarios, especialmente desde España, se denunció en los últimos años la inexistencia de controles suficientes en frontera para vigilar la entrada de esos contingentes y, sobre todo, los precios de entrada al no responder los mismos a las cifras reales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de febrero de 2009