Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

100.000 palabras durante cuatro siglos

Lidio Nieto y Manuel Álvar publican el 'Nuevo tesoro lexicográfico del español'

Todos los datos en torno al Nuevo tesoro lexicográfico del español (s.XIV-1726) son "gigantescos", "descomunales" o "sin precedentes en el estudio de la lengua española", en opinión de sus autores, los filólogos Lidio Nieto y Manuel Álvar, o de los presentadores de la obra: los ministros de Cultura, César Antonio de Molina, y de Educación, Mercedes Cabrera, y el director de la Real Academia de la Lengua, Víctor García de la Concha. Presentado ayer en el salón de plenos de la RAE, podría decirse que este diccionario de diccionarios repasa la historia y la evolución de unas 100.000 palabras castellanas a lo largo de cuatro siglos, desde comienzos del XIV hasta 1726 en que se publica el Diccionario de autoridades, de la RAE.

"Hemos trabajado", contaron los autores poco antes del acto oficial, "siempre con primeras ediciones, ejemplares únicos en algunos casos, y nos hemos basado en diccionarios, repertorios y glosarios para seguir la pista a unas 100.000 variantes léxicas de la historia de nuestras palabras y cerca de un millón de referencias, si consideramos que bajo algunas de ellas pueden estar integrados varios registros de un mismo autor". Por eso, los catedráticos Nieto y Álvar, que han dedicado dos décadas a esta investigación, no dudan a la hora de afirmar que "no existe en ninguna lengua románica una obra de estas características". Esta maratoniana labor de los autores ha sido financiada a lo largo de estos años por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, que depende del Ministerio de Educación; y por la Universidad Complutense de Madrid. Esta obra, que consta de 11 volúmenes y más de 10.000 páginas, servirá de base al Diccionario histórico del español, que prepara la RAE. Dentro de su tarea detectivesca, los autores resaltaron que las mayores dificultades en la evolución del idioma se encontraban en las confusiones frecuentes entre j / x, s / z, b / v y doble c o una sola c. Los catedráticos Nieto y Alvar han manejado también, para su Nuevo tesoro lexicográfico, otras lenguas como latín, árabe, griego, hebreo, portugués, gallego, vasco, catalán, francés, italiano, flamenco, alemán e inglés.

Si los cambios en el mundo pueden observarse a través de las mudanzas de las palabras, resulta evidente que la etapa de esplendor del Imperio español, en los siglos XVI y XVII, representa el máximo poderío del idioma, cuando se convierte "en lengua imprescindible para las relaciones diplomáticas, económicas y culturales", en opinión del ministro Molina. Al hilo de esa reflexión, la ministra Cabrera dijo que la obra presentada ayer supone "un material de enseñanza básico para el estudio del español para extranjeros".

Lidio Nieto explicó que en aquellos siglos de expansión política y militar, los comerciantes, los soldados y los estudiantes necesitaban conocer el español para moverse por Europa. De hecho, los autores han consultado materiales en bibliotecas de media docena de países europeos. En esa línea, el poder y el idioma aparecen vinculados hasta tal punto que la boda de Felipe II con María Tudor impulsó la publicación de los primeros diccionarios español-inglés e inglés-español.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de diciembre de 2008