Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:La aventura del español en Estados Unidos

"El bombardeo cultural en inglés es abrumador"

Hinojosa-Smith, decano de las letras chicanas, habla de "discriminación"

Entre los lectores españoles, Rolando Hinojosa-Smith probablemente sea un desconocido. No es por falta de talento: pese a tener una vasta y rica obra que abarca más de una decena de títulos, tanto en castellano como en inglés, este escritor chicano, decano de las letras hispanas en Estados Unidos e invitado permanente de la Semana Negra de Gijón, aún no tiene editorial en España.

Pero es una negligencia que a él no parece preocuparle demasiado. "Mi vida ha sido muy linda. Soy profesor de literatura inglesa y española. He recorrido todo Estados Unidos invitado por universidades. Mi obra es conocida en el mundo académico, se han hecho numerosas tesis doctorales sobre ella. No me importaría ser más popular, pero eso implicaría tener un agente literario y, por tanto, que mi caché se disparara, y eso quizás impediría que yo pudiera viajar a tantos sitios como ahora".

Ninguna editorial española se ha interesado aún por su serie 'Klail City'

Tiene 79 años y una vivacidad cercana a la de un niño. De hablar reposado y ojos azules más gringos que mexicanos (su familia es de ambos lados de la frontera), salpica su conversación con algún que otro término inglés, como les ocurre a quienes se criaron en zonas de confín como su Mercedes natal, en el valle de Río Grande, en Tejas, donde los que vienen de lejos son fuereños que llevan ID (carné de identidad en inglés) pero que conviven a caballo entre los dos idiomas como lo hacen hoy 45 millones de latinos en Estados Unidos.

Sus libros, sobre todo los incluidos en la serie Klail City -cuyo primer tomo, Estampas del valle y otras obras, recibió el Premio Quinto Sol en 1972, y el segundo, Klail City y alrededores, el Premio Casa de las Américas en 1976-, reflejan precisamente ese universo, que ha sido comparado con el del Macondo de García Márquez. Pero en su caso están centrados en la experiencia de los mexico-americanos, los habitantes de aquel pedazo de tierra que hoy es Tejas y que Estados Unidos le compró a México en el siglo XIX por apenas 15 millones de dólares.

Se considera "una pieza de museo" por ser alguien que escribe tanto en español como en inglés -"según me salgan las historias, no es premeditado, los dos idiomas son parte de mí"- en un país "donde los latinos han optado por escribir en inglés porque el mercado es mucho más grande".

Poco importa que la población hispana se haya multiplicado en la última década y se haya convertido en la principal minoría de Estados Unidos. "Este país no va hacia el bilingüismo", afirma Hinojosa-Smith. "Va a haber gente de habla hispana en cada Estado, cada vez más, pero la influencia del inglés es muy fuerte e irá borrando el español. El bombardeo cultural en inglés es abrumador y la alternativa de los medios de comunicación hispanos no tiene calidad. El español ya no se extingue en la tercera generación, empieza a desaparecer en la segunda", asegura.

Aun así, comparte la idea del reciente premio Pulitzer Junot Díaz, un latino estadounidense que escribe en inglés, de que Estados Unidos tiene pesadillas en español. "Hay mucho sentimiento de culpa con el español. Ha habido mucha discriminación porque muchos inmigrantes no podían defenderse en inglés y como éste es un país monolingüe nos menospreciaban. Creo que aún ocurre, incluso en el mundo de las letras. Pero en el mercado editorial, siempre que haya negocio a la vista, no dudarán en publicar el libro de un latino".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de junio de 2008