Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:PIEDAD CÓRDOBA | Senadora que ha mediado con las FARC

"Colombia se ha vuelto un vecino incómodo"

La senadora Piedad Córdoba (Medellín, 1955) se declara infatigable en su búsqueda de la paz en Colombia. Después de que el presidente de su país, Álvaro Uribe, suspendiera su mediación y la del mandatario venezolano Hugo Chávez ante las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Córdoba ha viajado por medio mundo (incluido EE UU, donde ha visitado a guerrilleros presos como Simón Trinidad y Sonia).

Esta semana, el destino de Córdoba (líder del ala izquierdista del opositor Partido Liberal) ha sido España, uno de los países amigos de un proceso de paz hoy en punto muerto.

Piedad Córdoba explica a EL PAÍS que el origen del actual enquistamiento se remonta al 1 de marzo, día en que el Ejército colombiano atacó un campamento insurgente en territorio ecuatoriano y mató al dirigente Raúl Reyes: "Supuso un golpe mortal a la confianza de las FARC en el Gobierno. Francia ha sido la gran perjudicada, porque incluso ha enviado un avión, con los costes políticos que eso tiene". Y aquel 1 de marzo, continúa la senadora, también se truncó una posibilidad real de que la colombo-francesa Ingrid Betancourt recuperase la libertad: "Las cosas iban muy bien para la liberación de uno de los gringos secuestrados. Y en ese paquete iba también Ingrid. Pero todo quedó abortado por lo sucedido el 1 de marzo".

Lo más indignante, a su juicio, del caso Ingrid es la manipulación política "de la manera más perversa, descarada y cínica" a que ha sido sometido. "El Gobierno de Uribe dijo que se iba a morir y permitió que Francia enviase un avión sólo para tapar un escándalo político, porque el mismo día en que dijeron que Ingrid se moría habían apresado a tres parlamentarios acusados de relación con los paramilitares. Fue algo escandaloso".

Para la senadora, el conflicto de su país trasciende las fronteras, porque "se ha regionalizado de forma preocupante". Y menciona las fumigaciones de cultivos de coca en la frontera con Ecuador, que, unidas al ataque en el que murió Reyes, han enrarecido las relaciones. "Además, muchos paramilitares se han adueñado de regiones enteras de Ecuador, algunos incluso se han entrenado en la zona boliviana de Santa Cruz para desestabilizar al Gobierno de Evo Morales... Los vecinos empiezan a exigir una solución al conflicto colombiano, porque todos sufren las consecuencias", explica. Es una crisis que "se ha hecho inmanejable para los demás países de la zona. Colombia se ha vuelto un vecino incómodo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de abril de 2008