Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Agricultura regula el arranque subvencionado de viñedos

España abandonará 60.000 hectáreas del cultivo

El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino -antes Agricultura- ultima la normativa para regular el potencial de la producción vitícola y muy especialmente el régimen de arranques de viñedos y que ha negociado con el sector agrícola.

La Organización Común de Mercado (OCM) del vino contempla la posibilidad de abandonar en toda la UE hasta 175.000 hectáreas en las próximas tres campañas, con unas ayudas decrecientes y en función de los rendimientos medios fijados para cada zona. De ellas, aproximadamente un tercio -60.000 hectáreas- se concentran en España.

Para la aplicación de esta medida, la Administración española dispondrá de 129,9 millones de euros en el primer año, 93,5 millones en el segundo año y de 77,3 millones de euros en el tercer año, todos ellos aportados por Bruselas. En el caso de España, la ayuda sería de unos 4.500 euros por hectárea y la cuantía de la misma está en función de los rendimientos medios asignados a cada zona.

Las peticiones para el arranque de viñedos se deberán presentar entre el 30 de junio y el 15 de septiembre próximos. Esas superficies no deberán haber recibido ayudas comunitarias ni nacionales por reestructuración.

Tres campañas

Los solicitantes deberán presentar declaraciones de cosecha de las tres campañas anteriores al arranque o un justificante de la bodega donde se entregó la uva. Cuando las peticiones superen las previsiones de arranque para cada año, tendrán prioridad, en primer lugar, los titulares que superen los 55 años y que pidan el arranque para la totalidad de la explotación. En segundo lugar están las peticiones que abarquen a la totalidad de la explotación. La Administración plantea que en tercer lugar tengan prioridad las peticiones con importes más bajos para que la medida llegue al máximo de peticionarios.

Según estimaciones del sector agrario, se espera que las peticiones de arranque superen ampliamente en toda la UE las 175.000 hectáreas fijadas como techo, especialmente por las solicitudes de algunos países recién incorporados. España espera que, a la hora de la distribución de las superficies de arranque por países se tenga en cuenta la superficie de viñedo de España, 1.140.000 hectáreas. Ello podría suponer, en el mejor de los casos, el arranque de unas 60.000 hectáreas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de abril de 2008