Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los agricultores argentinos aceptan negociar con el Gobierno y suspenden la huelga

Las organizaciones agrícolas de Argentina decidieron anoche suspender la huelga que comenzaron hace 16 días con el fin de facilitar el diálogo con el Gobierno, y han acudido a una reunión con las autoridades del país. En un comunicado, las cuatro organizaciones que convocaron la medida de fuerza aclararon que mantienen "el estado de alerta y movilización" en las carreteras que mantenían cortadas, que han sido despejadas después de varios días de bloqueos realizados por productores rurales.

Fue divide y vencerás. El discurso pronunciado en la madrugada de ayer hora española por la presidenta argentina, Cristina Fernández, provocó que durante todo el día de ayer las diferentes organizaciones que han mantenido en el sector agrícola y que ha paralizado el interior del país se enzarzaran en un intenso debate sobre la posibilidad de levantar el paro.

Fernández pidió que los huelguistas depusieran su actitud para dialogar sobre la medida adoptada por su Gobierno de elevar hasta el 45% el impuesto de retención sobre las exportaciones de grano. En un gesto poco habitual en su carrera política, la presidenta se mostró dispuesta a discutir una medida que ella considera justa. Fernández hizo un llamamiento social a "construir un modelo de país para todos".

Las consecuencias del paro son palpables en los mercados y el bolsillo de los argentinos, con un desabastecimiento general de carne y lácteos en las estanterías de Buenos Aires y un alza de precios descontrolada en los productos más demandados. Los huelguistas, que han recibido el respaldo decisivo de las clases medias urbanas, sabían ayer que a su protesta le quedaba ya un escaso margen para comenzar a convertirse en impopular. A media mañana, el Gobierno ordenó que los mercados centrales abran hoy para poder recibir mercancías en caso de que lleguen y garantizó que en 48 horas la situación volverá a la normalidad si finaliza el paro.

Ayer los huelguistas estaban divididos entre quienes se mostraban partidarios de levantar los bloqueos de carreteras y poner fin al desabastecimiento antes de sentarse a negociar, y aquellos que exigían propuestas concretas del Gobierno antes de liberar las carreteras. De hecho, ya por la mañana comenzaron a desmantelarse los bloqueos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de marzo de 2008