Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los andaluces pierden estatura

La llegada de inmigrantes rebaja la talla media a 1,65 metros

¿Sorprendidos? Parecía que en las últimas décadas no había parón al crecimiento, pero desde 2003 los andaluces ya no ganan altura. Ese año, la estatura media fue de 165,49 centímetros, por debajo de la talla medida por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en 1993, 1995 y 1997. ¿Por qué?

El patrón del andaluz medio incluye ahora al marroquí, a la ecuatoriana, al colombiano o a la lituana que se han establecido en la comunidad. Desde 1997 se pierde estatura en Andalucía y también en España. La talla media de los hombres es de 172 centímetros y la de las mujeres, 160,1.

Son datos que figuran en el estudio Los andaluces frente a la salud y sus determinantes, elaborado por la Fundación Gaspar Casal y la compañía farmacéutica Sanofi-aventis y presentado ayer en Sevilla. En el trabajo figuran algunas otras curiosidades estadísticas a propósito de hábitos, características socioeconómicas, esperanza de vida y uso de recursos sanitarios.

Los más sanos son los hombres casados y las mujeres divorciadas

El 20% de los desempleados sufre alguna dolencia crónica

- Peso, talla y salud. Salvo alturas de vértigo, las personas más altas se sienten más sanas. Quienes más: los que miden entre 181 y 190 centímetros. Sobre la relación entre peso y valoración de la propia salud hay curiosidades. "Hay datos que sugieren que los hombres tienden a disimular los efectos negativos en la salud de su exceso de peso", sostienen en el estudio, que lo achacan al deseo de minimizar "los efectos nocivos de sus hábitos gastronómicos". El peso medio es de 72 kilos, dos por encima del español. En el estudio se alerta sobre la obesidad, que afecta al 18,7% de los adultos.

- Mortalidad, esperanza de vida y hospitalización. El parto, puerperio y las complicaciones del embarazo son la primera causa de hospitalización (17,8% de las altas), seguidas de las enfermedades del aparato digestivo (12,1%) y circulatorio (12,01%). La esperanza de vida andaluza es de 82,11 años para las mujeres y 75,60 para los hombres, un año menos que la media española. Las causas más frecuentes de muerte son: las enfermedades del sistema circulatorio, los tumores y las patologías del sistema respiratorio.

- Estilos de vida. Andalucía es, junto a Asturias, la comunidad menos activa físicamente. Tres de cada cuatro mujeres no realizan ninguna actividad, al igual que tampoco lo hacen dos de cada tres hombres.

- Embutidos y legumbres. La alimentación es básica para una vida sana. Los hábitos dietéticos en Andalucía muestran un mayor consumo de embutidos, fiambres y legumbres que la media española. Comen, sin embargo, menos fruta fresca -casi un 10% toma menos de una pieza por semana- y menos verduras y hortalizas.

- Tabaco y alcohol. La tasa de fumadores fue del 30,7% en 2003. La gran mayoría fuma a diario. La edad media de inicio en la bebida es de 18,6 años. El consumo de alcohol se considera moderado en comparación con la media estatal.

- Percepción de la salud. La renta, la educación, la actividad laboral y el estado civil determinan la percepción de la salud. Del estudio se desprende que el matrimonio mejora la salud de los hombres y empeora la de las mujeres. Las que tienen una sensación más saludable son las divorciadas o separadas. Las que peor, las viudas. En hombres son los casados los más saludables y los solteros, los menos. En el ámbito laboral, son los autónomos los que tienen las peores percepciones sobre su salud y los empresarios los que tienen la mejor. El 20% de los parados sufre dolencias crónicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de enero de 2008