Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los cautivos de las FARC

Colombia acepta el plan de Chávez

Venezuela prepara aviones para recoger a tres rehenes en la selva colombiana

El Gobierno colombiano aceptó ayer la "fórmula" planteada por Hugo Chávez, para la puesta en libertad de tres secuestrados de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y expresó su agradecimiento al gobernante venezolano por "su interés". El alto comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, integrará la misión de recogida y traslado de los rehenes: la congresista Consuelo González, la ex candidata vicepresidencial Clara Leticia Rojas y el hijo de ésta, Emmanuel.

Unas horas antes, el presidente Chávez había propuesto una operación militar para recoger en suelo colombiano a los tres secuestrados que la guerrilla ha decidido liberar unilateralmente. En una multitudinaria conferencia de prensa, Chávez precisó que tiene listos aviones y helicópteros para desplazarse al lugar de la selva colombiana fijado por las FARC. La operación podría comenzar hoy mismo.

Según el plan de Chávez, aeronaves venezolanas identificadas con símbolos de la Cruz Roja, viajarán hasta la ciudad de Villavicencio, capital del departamento colombiano del Meta. Allí se quedarán los aviones Falcon 90, y los helicópteros se desplazarán hasta el lugar secreto donde serán entregados los secuestrados. "Ni los pilotos sabrán las coordenadas hasta el despegue", dijo Chávez. Después, una vez que los rehenes estén a bordo, los helicópteros volverán a Villavicencio o irán directamente a Venezuela. "No queremos usar pistas de tierra porque son inseguras y no hace falta correr riesgos", precisó el líder venezolano. "Estamos a la espera de la respuesta, confiamos en que mañana mismo podamos tener entre nosotros a nuestras hermanas Clara y Consuelo y a nuestro hermanito Emmanuel", dijo Chávez.

Mientras el líder venezolano comparecía ante la prensa, su viceministro para América, Rodolfo Sanz, entregaba al canciller colombiano, Fernando Araújo, la propuesta con todos sus detalles. El presidente colombiano, Álvaro Uribe, se reunió con su equipo y, poco después, aceptó la propuesta.

El presidente venezolano mantiene un duro enfrentamiento con el Gobierno colombiano desde que Uribe dio por terminada su mediación ante las FARC a finales del mes de noviembre. El presidente colombiano acusó a su homólogo de extralimitarse en sus funciones por, entre otros motivos, hacer contacto directo con el jefe del Ejército colombiano. Chávez "congeló" las relaciones bilaterales y acusó a Uribe de "traidor". "A pesar de todos los platos rotos y de todo lo que nos hemos dicho Uribe y yo, estoy dispuesto a olvidarme de todo y trabajar por la paz", expresó Chávez.

La operación, dijo el mandatario venezolano, tiene el respaldo de los Gobiernos de Francia, Ecuador, Brasil, Bolivia, Argentina y Cuba, que designarán emisarios para participar en el rescate. "Cumplirán un rol muy importante para garantizar la transparencia. Dan seguridad y certeza en el éxito de la operación. Van a compartir con nosotros la alegría de la liberación", señaló Chávez, quien dijo haber conversado en las últimas horas con los presidentes de todos estos países. El ex presidente Néstor Kirchner será quien encabezará la delegación argentina

Chávez advirtió que el Gobierno venezolano también había previsto la posibilidad de una operación clandestina, pero dijo que prefería contar con el apoyo de Colombia. "No podemos precisar el momento en que activaríamos esa otra operación, porque había muchos riesgos". ¿Y por qué no enviar a los rehenes directamente a Bogotá?, le preguntó un periodista colombiano al presidente Chávez. "Porque las FARC quieren entregar a esas personas al Gobierno venezolano, como un desagravio a lo que pasó y el Gobierno venezolano no puede trasladarse a Bogotá", respondió. "Luego de recibirlos acá, estaremos listos para enviarlos a donde ellos quieran ir".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de diciembre de 2007