Zapatero espera contratos con Libia por 11.500 millones de euros

Gaddafi acepta un marco general de cooperación política y económica

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cerró ayer un acuerdo marco de cooperación política y económica con el líder libio, Muamar el Gaddafi, del que se deducen "expectativas" de proyectos conjuntos por un valor aproximado de 17.000 millones de dólares (unos 11.500 millones de euros), según informaron anoche fuentes oficiales.

La cifra, que supera en 1.500 millones la anunciada por el presidente francés, Nicolás Sarkozy, durante la estancia de Gaddafi en París, cuantifica "líneas potenciales" o posibilidades de negocio en infraestructuras, defensa y sector energético. Se trata, pues, de una cifra sólo indicativa de lo tratado por los líderes.

Más información

"Son las empresas las que deben trabajar ahora para aprovechar las oportunidades y concretar los negocios", explicó un portavoz tras el encuentro hispano-libio celebrado en La Moncloa. Los dos líderes hablaron primero en privado durante 40 minutos. Luego, ampliaron la reunión a las delegaciones, que incluyó a los ministros de Economía, Pedro Solbes, y Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, junto a sus homólogos de Libia y a los ministros libios de Cooperación y Asuntos Africanos.

El portavoz gubernamental que informó del encuentro detalló que, de los 17.500 millones de dólares que se espera traducir en contratos, unos 10.000 millones podrían venir del gran plan de infraestructuras anunciado hace un año en Trípoli por un importe total de unos 50.000 millones, por los que las ingenierías y constructoras españolas tendrán que concursar. Empresas como SACYR, Abengoa, Ferrovial o Técnicas Reunidas buscan proyectos en suelo libio.

De forma también vaga, el portavoz cifró en unos "2.000 millones" de dólares los proyectos conjuntos en la industria de la Defensa y el sector aeronáutico, donde últimamente han destacado los intentos de Navantia por vender barcos. Los 5.000 millones de dólares restantes deberían concretarse en el campo energético. Repsol YPF es la empresa española más asentada en Libia, el tercer proveedor de hidrocarburos de España. Según datos de la Oficina Comercial española en Trípoli, Gaddafi quiere aumentar la capacidad de bombeo de su país hasta tres millones de barriles diarios, la misma que tenía en 1975, y para ello necesita invertir unos 30.000 millones de dólares hasta 2015.

En la primera visita oficial de un líder libio a España hubo un cierto forcejeo por poner el acento en el tema económico, como prefieren los españoles, o político, según deseaba el visitante. Las dos partes firmaron el Acuerdo de Promoción y Protección Recíproca de Inversiones, aprobado en 2006, que es el instrumento básico para cooperar con cualquier país. También firmaron declaraciones de intenciones en materia de defensa, finanzas y una declaración política.

Zapatero insistió en la necesidad de cooperar por "la paz, la estabilidad, la libertad y la justicia", según fuentes gubernamentales. IU reiteró sus críticas a esta visita de un líder poco respetuoso de los derechos humanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0017, 17 de diciembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50