Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reforma de RTVE divide a consejeros y diputados del PP

Los grupos políticos debaten hoy la tramitación del Mandato-marco

La última fase de la gran reforma de RTVE está en al aire. El grupo parlamentario Popular mantiene bloqueada en el Congreso la tramitación del Mandato-marco, el documento que fija las obligaciones y objetivos de la corporación para los próximos nueve años. Pero de forma simultánea, los representantes del PP en el Consejo de Administración de RTVE reclaman que se apruebe a la mayor brevedad.

La ley que regula el funcionamiento de RTVE se aprobó hace más de un año, pero uno de los elementos clave para que la reforma legislativa se plasme en los contenidos de servicio público, en la producción de programas de radio y televisión y en la financiación de la Corporación está bloqueada en el Congreso de los Diputados. Los grupos parlamentarios tienen sobre la mesa desde el verano una propuesta remitida por los socialistas que traza, en medio centenar de artículos, el Mandato-marco de RTVE.

El debate en torno a este documento ha sido paralizado por el PP, disconforme con el procedimiento seguido para su tramitación. Los populares son partidarios de que se aborde en el seno de una subcomisión, mientras que el resto de los grupos apuestan por que de discuta en el seno de la comisión Mixta de Control de RTVE, integrada por diputados y senadores.

Simultáneamente, los cuatro representantes del Partido Popular en el Consejo de Administración de RTVE van en dirección contraria. La semana pasada apoyaron una resolución en favor del Mandato-marco. El consejo expresó por unanimidad la necesidad de que en el "plazo de tiempo más breve posible" se aprueben los instrumentos de gestión previstos en la ley y "en especial" el Mandato-marco "para el correcto funcionamiento" de la Corporación.

Esta resolución se aprobó al hilo del debate sobre los presupuestos de RTVE para el próximo año, que alcanza los 1.280 millones de euros. El consejo sostiene que el Mandato-marco es "condición previa" para la negociación del contrato-programa, que a su vez determinará la subvención que el Estado otorgará a la radio y la televisión pública.

Los portavoces de los grupos parlamentarios intentarán hoy nuevamente llegar a un acuerdo para desbloquear la tramitación del plan que fija los objetivos de servicio público y las obligaciones de la compañía. Otra demora podría impedir que el texto se aprobara en esta legislatura, lo que significaría el retraso en la firma del primer contrato-programa, que tendrá una duración de tres años.

De momento, el Ministerio de Economía ha cuadrado las cuentas para el próximo año. Concede al grupo que preside Luis Fernández una subvención de 500 millones de euros, aunque el Gobierno ha introducido una restricción publicitaria. En 2008, TVE tendrá como tope máximo de anuncios 11 minutos por hora de emisión frente a los 12 que rigen en la actualidad.

Los principales sindicatos representados en la Corporación también han pedido un impulso parlamentario. UGT subraya que retrasar el Mandato-marco supondría "asfixiar" la capacidad de gestión de RTVE. Tras afirmar que es necesario que se se apruebe en esta legislatura, CC OO ha elaborado 97 enmiendas al texto de los socialistas. Este sindicato considera que un retraso afectaría a la negociación de los siguientes presupuestos, que "no estarían bajo las directrices de este Mandato sino de los criterios económicos del Gobierno de turno".

Además, CC OO considera que la construcción de una nueva sede "no es una necesidad y no resuelve los problemas actuales", expresa su sorpresa ante la propuesta de crear una sociedad filial de I+D+i y echa en falta las "ambigüedades" en torno a Radio Exterior y Ràdio 4, amenazada de cierre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de octubre de 2007