Editorial:
Editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

Pinochet y los suyos

Aunque desde España, dada nuestra propia historia, no estamos para dar lecciones a este respecto, no podemos sino felicitarnos de que los que han expoliado Chile bajo el régimen de Pinochet empiecen a rendir cuentas ante la justicia, empezando por su familia más directa -viuda e hijos- y los generales y ayudantes que le acompañaron y se aprovecharon en su sangrienta dictadura. Pinochet, como tanto dictador, se presentó como un patriota y un salvador de Chile, pero además de asesinar se dedicó a robar y expoliar a su país. La historia le está poniendo en su sitio, no sólo por los crímenes cometidos contra millares de personas, sino por haber expoliado al Estado y a los particulares, evadido impuestos y sacado una parte de ese dinero al extranjero.

Más información

El juez Carlos Cerda, el único que empezó a investigar casos de violaciones de derechos humanos cuando Pinochet estaba aún en el poder, ha acusado y encarcelado a los familiares y al círculo militar más íntimo del dictador por malversación de fondos públicos, fraude y evasión fiscal. Sólo la muerte, en diciembre pasado, ha evitado al golpista tener que afrontar estos cargos. Ya en los años previos a su fallecimiento, Pinochet parecía temer más la tenaza de la justicia respecto a estos robos que respecto a los crímenes contra los ciudadanos cometidos por su régimen. Pero fue una investigación del Senado de Estados Unidos la que en 2004 sacó a la luz los millones de dólares que el general tenía en más de un centenar de cuentas bajo falsas identidades en el banco Riggs, y en otros lugares, por un total, al menos el conocido, de 27 millones de dólares.

Esta actuación judicial lenta pero insoslayable no es el final de esta escandalosa historia, no sólo por la evolución del caso y su proceso, sino porque hay otros aspectos oscuros en el modo en que se enriquecieron muchos de los que participaron directamente en aquella dictadura, pero que acabarán saliendo a la luz. Pinochet fue generoso, en dinero y hasta en tierras, con los que mataron con él.

El paso dado por el juez Cerda no sólo contribuirá a hacer justicia, sino que ha cortado de raíz toda aspiración de los hijos de Pinochet de entrar en la política, especialmente de la última que se postuló para ello, Lucía Pinochet Hiriart, que quería hacerlo para "luchar contra la delincuencia", según sus propias palabras. El silencio de tanto pinochetista en Chile ante estas detenciones indica que la derecha recela ya de este apellido ahora asociado no sólo con la represión y la muerte, sino también con el expolio y que demuestra cómo es el amor de los dictadores hacia sus países.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción