Cataluña adopta un código de buenas prácticas para donar óvulos

España es uno de los pocos países en el que los programas de ovodonación tienen buenos resultados. Esto se debe principalmente al carácter solidario y altruista de las donantes, incentivadas con una contraprestación económica de entre 600 y 1.000 euros, según las comunidades. El Departamento de Salud de Cataluña ha aceptado y enviado a todos los centros de reproducción asistida catalanes un código de buenas prácticas elaborado por dos grupos de trabajo del Comité Consultivo de Bioética para mantener el espíritu altruista de la donación y establecer pautas homogéneas en todos los centros.

El documento Aspectos relevantes sobre la donación de ovocitos recoge ocho recomendaciones para donantes, receptoras, profesionales y Administración. Los expertos resaltan el carácter altruista de la ovodonación e insisten en que la prestación económica que se percibe es exclusivamente un modo de compensación, según establece la Ley 14 de 2006, sobre Técnicas de Reproducción Asistida. Esta compensación, según el grupo de trabajo, debe ser regulada y valorada por la Administración y única en todos los centros. En Cataluña se abonan 900 euros por ciclo. También se recomienda evitar la publicidad masiva e indiscriminada.

Más información
La donación de óvulos sigue sin control

Los expertos, profesionales tanto del grupo de Investigación Biomédica como de la Comisión Asesora sobre Técnicas de Reproducción Humana, elaboraron un documento de información sobre donación aparte del documento de consentimiento informado. Proponen que éstos sean iguales para todos los centros y que, además, estén promovidos desde el Departamento de Salud. En el consentimiento informado la donante podrá expresar, además, el destino de los óvulos (reproducción, investigación o mixta).

Preocupación social

"Existe una preocupación social en todo lo que rodea a la donación de óvulos y no sólo por la finalidad investigadora sino también reproductiva. Tanto la nueva ley de reproducción como la futura de Investigación Biomédica aprobada en el Congreso de los Diputados el pasado 14 de junio abren nuevas posibilidades y lo que hemos pretendido es especificar y homogeneizar estos aspectos", dice Anna Veiga, directora del Grupo de trabajo de Investigación Biomédica del comité.

Para armonizar la buena práctica de este código, el comité consultivo ha recomendado una auditoria de los centros y la promoción de un sistema de registro de donación que permita hacer el seguimiento de la utilización de los óvulos en cualquiera de sus finalidades. "Estas recomendaciones expresan muy bien la forma, la realidad y el espíritu de la Ley de Reproducción", explica Rafael Manzanera, director general de Recursos Sanitarios del Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña y coordinador del Comité Bioética.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS